• Regístrate
Estás leyendo: Así se hizo la música de 'La niña de la mina'
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 00:11 Hoy

Así se hizo la música de 'La niña de la mina'

Dirigida por Jorge Eduardo Ramírez, la película se estrena este fin de semana en los cines mexicanos.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Desde que Bernard Herrmann compuso el soundtrack para Psicosis (Hitchcock, 1960), la música para el cine de horror adquirió una notoriedad inaudita. Por primera vez, un compositor tuvo la osadía de romper los cánones que hasta entonces se seguían casi ciegamente. El sonido estridente, chillante de las cuerdas que marcan el ritmo de esa inolvidable escena en que Janet Leigh es asesinada en la regadera ha sido tan reciclado que se ha convertido en un lugar común del género.

En México, la tradición musical del cine de horror es más bien breve. Quizá valga la pena mencionar el score de Kilómetro 31 (Castañeda, 2007), compuesto por el catalán Carles Cases —aunque en sentido estricto no se inscribe en el territorio de la creación mexicana—.

Es cierto que en este país el género goza de una aceptación excepcional, sobre todo las cintas extranjeras. Y se sabe que festivales como Mórbido o Macabro impulsan y fomentan la creación de producciones mexicanas. No obstante, la creación musical carece todavía de difusión. En La niña de la mina —dirigida por Jorge Eduardo Ramírez— el compositor mexicano Rofrigo Flores López explora las posibilidades sonoras del horror en una banda sonora que adquiere una condición narrativa notable con el paso de las escenas.

En 2013, el músico ganó una Diosa de Plata por su música para Guten Tag, Ramón. En entrevista con MILENIO, habló de su proceso de composición y explicó las razones por las que su música cobrara un papel tan relevante en la película.

¿Cómo surgieron las primeras ideas para el soundtrack?

Cuando platiqué con el director, una de las primeras cosas que me dijo fue que para él la música de las películas siempre ha sido un elemento muy importante, pero que en una película de este género lo es todavía más porque la parte de terror y el misterio la convierten en un personaje más. Desde el principio supimos que íbamos a necesitar mucha música, tanto para las partes de suspenso, como para quellas en las que vamos descubriendo la leyenda de la niña en la mina.

¿Tuviste algún referente para componer?

En realidad no. Jorge Ramírez me dio mucha libertad para decidir qué tipo de música usar. Yo no quería que la música fuera muy melódica, a diferencia de Guten Tag, Ramón, donde los temas eran muy claros. En La niña de la mina hay un tema principal que se utiliza en segmentos. A veces para representar cosas que tienen que ver con la niña, que, como no tiene diálogos, se convirtió en el personaje que debía contar a través de la música.

Hay momentos en los que necesitaba suspenso y no era lógico usar un tema específico. Traté de usar más música aleatoria y cosas que estuvieran estructuradas en la partitura de manera que los músicos pudieran improvisar a partir de ciertos parámetros que yo les iba poniendo. Hay muchos momentos donde la orquesta enloquece un poco.

Aunque no es una norma, los compositores que exploran el horror suelen elegir sólo elementos acústicos o sólo electrónicos, ¿te enfrentaste a esta disyuntiva?

A mí me gusta combinar, porque los instrumentos de orquesta son más reconocibles, no siempre puedes obtener un sonido nuevo, o diferente. Cuando tienes instrumentos electrónicos puedes crear elementos poco reconocibles o que no son tan orgánicas. Algo que me ha tocado ver es que cuando sólo se utilizan sonidos electrónicos, es mucho más fácil que, después de diez años, los sonidos se empiecen a oír viejos. Algunos se han vuelto clásicos, pero sí te remiten a una época específica. A mí me gusta combinar porque la orquesta tiene cierta permanencia en el tiempo que no pasa de moda; al mismo tiempo lo electrónico le da una renovación a todos los sonidos acústicos.

¿Cómo fue la experiencia de grabar tu música con la Orquesta Sinfónica de Bulgaria?

Es curioso, porque ellos graban mucha música europea para películas italianas o españolas, por ejemplo. Pero no estaban acostumbrados a grabar música de terror. Yo había trabajado con ellos en la música de Guten Tag, Ramón. Cuando llegué con el director de la orquesta para discutir las partituras, me dijo "esto no es Guten Tag", porque la notación no era tan convencional. Además, en esta ocasión el director quería más música. Había muchos momentos que necesitábamos reforzar con música. Para la orquesta fue muy demandante, porque de repente les pedía algunas cosas extrañas, como que tocaran lo más rápido que pudieran o la nota más aguda que alcanzaran. Todas esas cosas había que ensayarlas y ver cómo ensamblarlo.

¿A qué instrumento recurriste más?

No me concentré en un instrumento en específico. Usé más bien las secciones para lograr sonidos poco convencionales. En momentos usé el piano rasgando las cuerdas desde adentro. Usé muchos cornos, sonidos de metales haciendo efectos. Aunque las cuerdas sostienen

¿Qué debe tener un soundtrack de horror para ser escalofriante?

Depende mucho de la película, Aquí, por ejemplo, había mucho misterio. Yo tuve que llevar la historia hacia el descubrimiento de la leyenda de la nia. no sólo eran los momentos de suspenso.

Hace poco vi Babadook, que tiene un concepto del silencio muy claro, que incluye también al diseño sonoro. La combinación de los silencios con al música funciona muy bien. Acá lo que queríamos era mucha música. Entonces el concepto era el contrario.

Ganaste la Diosa de Plata por la música de Guten Tag, Ramón. ¿Qué opinas de que el nombre de la categoría sea "Música de fondo"?

La verdad nunca me ha gustado ese término. Creo que en los Ariel también se llamaba así hace algunos años. Quizá son tecnicismos, pero creo que sería importante darle un lugar a la música de cine. Porque no sólo es música de fondo, es lo que te ayuda a contar la historia. A veces lo consideran como la envoltura emocional de la película, pero hay muchas otras cosas. Finalmente el cine está compuesta por el elemento visual y el auditivo, en éste no sólo son los diálogos, sino el diseño sonoro y la música lo que te ayuda a narrar.


Detras de la Música de Guten Tag, Ramón (Español) from Rodrigo Flores López on Vimeo.

Puedes escuchar la música que hizo Rodrigo para Guten Tag, Ramón, en platafrmas digitales.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.