Carlito Dalceggio, un bohemio en el exilio que está libre en México

Este gitano canadiense, viajero del mundo y quien actualmente muestra su arte en la Ciudad de México, conversa con MILENIO acerca de sus orígenes, la colaboración con trasnacionales, el nexo ...

Canadiense de origen, diseñador gráfico de profesión y en sus palabras ciudadano del mundo, Carlito Dalceggio adquiere inspiración en modo nómada por ciudades como Nueva York, Bali, México y París, y en países como Mauritania, Marruecos, Tailandia e India, donde no solo ha adquirido conocimientos culturales sino también ha dejado huella por medio de murales y exhibiciones.

Cada una de estas regiones que lo han visto pasar lo han estimulado para crear una simbiosis estética en diferentes medios donde la pintura siempre ha sido lo primordial.

Carlito fue introducido en el arte por su padre cuando vivían en un pueblo pesquero en Quebec, donde nació en 1971; a la edad de 18 años decidió tomar el hobby como algo más en serio y así es como se inscribió en la carrera de Diseño Gráfico en la Universidad de Quebec, en Montreal.

Durante su vida en la universidad trabajó diseñando antros y centros nocturnos en Europa. A los 19 fundó el grupo de arte Organic Fresh Heroes,en el que él y otros artistas realizaban performances y exhibiciones presentadas en el Museo de Arte Contemporáneo de Montreal, seguido de más viajes alrededor del mundo que lo hicieron nutrirse como artista, siendo su colaboración para el Cirque du Soleil una de sus primeras experienciascuando ese tipo de entretenimiento era conocido por pocos.

El proceso creativo de Carlito empieza con bocetos en cuadernos donde la exploración y la intuición de sus ideas emergen con base en la elección de dichos proyectos, los cuales figuran cual episodios paralelos que atestiguan el desarrollo artístico de su inspiración: la obra del artista se puede catalogar como un tanto tribal, ya que sus creaciones narran una forma de vida abandonada por las nuevas sociedades occidentales.

Por medio del uso de símbolos vernaculizados se crean las superficies bidimensionales en las que Carlito construye el puente entre su conciencia revolucionaria y la del espectador, que detonan en un universo paralelo fuera de la realidad donde lo poético, lo sensual, la energía, las fuerzas de la naturaleza y lo irracional fluyen.

Las primordiales fuentes de inspiración de este artista surgen de la fusión alquimista que va desde el break dance de Nueva York a la mitología huichola.

***

En 2013 Dalceggio creó una moneda conmemorativa para la República de Canadá. La pieza de plata cuenta con un diámetro de 38 milímetros, en su lado anverso muestra la cara de la reina Elizabeth II y en su reverso una obra original del artista canadiense titulada Harmony (Armonía). El diseño está integrado por símbolos tribales que incorporan la exploración recurrente entre la armonía de la humanidad y la naturaleza, elementos que, según el autor, son esenciales y definen a Canadá junto con la prosperidad del futuro. Los temas creativos de Dalceggio incluyen los elementos de la vida contemporánea con una clásica composición narrativa.

Así lo explica: "Este diseño es como me imagino y lo que representan mis raíces, mi país, y sus relaciones con un nivel superior de conciencia. Al tratar a los símbolos tribales de una manera contemporánea, mezclo los antepasados ​​y el futuro. Se trata de una composición narrativa circular sin punto de partida, ya que la imagen se puede enfocar desde cualquier lado, curvas y elementos lineales.

"Esta pieza representa la fusión y la armonía de la humanidad y la naturaleza, los elementos esenciales que definen Canadá, y la importancia de que estos vínculos sigan creciendo como un mensaje de la paz universal, de la armonía y la unión; es un recordatorio de los ciclos y el tiempo, lo que ahora es contemporáneo algún día será antiguo".

Para el gitano, la música es todo: salvación, remedio, gracia, decadencia, paz, trance, amiga, liberación. Así como puede pasar todo un día escuchando el Bolero de Ravel o a Debussy, salta al rock de Velvet Underground y termina el día con música gitana, electrónica y experimental.

"¡Cuántas veces he sentido a Pablo Picasso en mi estudio, cuántas veces ha vibrado la presencia de los artistas huicholes junto a mí! Los artistas, nuestros ancestros, bailan a mi alrededor: Van Gogh, Allen Ginsberg, Sergei Parajanov, Jim Morrison, Paul Gauguin, Basquiat, Siqueiros, Sergio Hernández e incluso los monjes budistas. Todos ellos me transmiten su misticismo. No creo que los artistas estén ni vivos ni muertos, creo que ellos permanecen en el mundo terrenal como fósiles de luz", expresa Carlito.

***

En su más reciente exposición en la Ciudad de México, dentro de las instalaciones de Celaya Brothers Gallery, el artista presenta su propuesta I do not scream for an audience, I shout at the Holy (Yo no grito por una audiencia, yo exclamo por lo sagrado). La presentación muestra piezas realizadas e inspiradas por México.

¿Quién es, qué es 'The Holy'?

"El Sagrado" o "Santo" es una búsqueda, es el centro de nosotros mismos cuando estamos completos; es la energía universal que nos mantiene a todos unidos, es una conciencia superior, es la libertad; es la inspiración mística que nos hace ir más lejos, más profundo, más alto, la esencia del descubrimiento, es la verdad en constante evolución, es la puerta a lo desconocido, es amor puro.

¿Qué director de cine podría dirigir la película de tu vida?

Mi único: Sergei Parajanov, ya que mi vida no es lineal ni cronológica sino una búsqueda de la visión, y él podría transformarla en un mitológico viaje por la carretera de la libertad.

Cuando permaneciste en el templo budista en Luang Prabang ¿qué era lo que pasaba por tu mente?

Cuando estuve ahí todo lo demás se desvaneció, incluso mis deseos; no estaba triste ni feliz, solo estaba. Sin duda, solo la esencia del templo, que se convirtió en un mantra, es una experiencia un tanto chamánica.

¿Cómo fue trabajar para Cirque du Soleil?

En ese momento yo tenía mi propio circo, un grupo de teatro de calle experimental, y el Cirque du Soleil nos invitó a crear su gala de estreno mundial. Tenía la magia, la locura y la libertad de experimentar antes de que se convirtiera en el imperio del entretenimiento del mundo del espectáculo que es ahora.

¿Me puedes decir más acerca de la escultura de Pinocho en Miami durante Art Basel en 2013?

Llamada La muerte de mentiras, en esta escultura Pinocho deja de mentir y, en lugar de que su nariz crezca, es un árbol lo que crece. La escultura es una edición de 12 que se creó junto con el estudio Haligon en Miami —dicho estudio, fundado en 1875, colaboró en la realización de las estatuas de la Libertad de Nueva York y de París—. También hicimos un Pinocho gigante de tres metros de altura, hecho para que los niños suban. Me encanta cuando las personas tocan el arte, la escultura o la pintura, y solo los niños en estos días se atreven a tocar.

¿Qué hiciste para L'Oreal en Canadá?

Realicé alrededor de 30 pinturas para la empresa. Utilicé todos sus archivos, desde la creación de la marca hasta lo que han hecho hoy en día.

¿Qué es lo que más aprecias de México?

Me encanta la mitología, arquetipos de magia y leyendas, tradiciones, la sabiduría huichola y la creación de alebrijes, que adoro. La energía de México me parece tan poderosa como un volcán; me siento libre cuando estoy aquí, camino por el Centro Histórico con ropas salpicadas de colores y pinceles en mi pelo, es parte de las escenas cotidianas surrealistas de la ciudad. En esta exhibición podrán ver varios simbolismos del arte popular mexicano entremezclados con el cubismo de Picasso.

Después de Celaya Brothers ¿qué es lo que sigue?

Carlito se desvanecerá por el Lejano Oriente asiático durante dos meses para restablecer la energía vital, buscar nuevas visiones y la pintura libre de juicio. Voy a pintar en Asia una nueva serie sobre la caligrafía abstracta, y a colaborar con los monjes budistas que invitaré a escribir oraciones en mi lienzo. Seguramente voy a pintar murales en un pueblo pequeño por el que vaya pasando. También estoy terminando un libro sobre los últimos 10 años de mi vida, de mi visión como artista, que se llamará Un bohemio en el exilio.

¿Me puedes platicar sobre el taller que diste en Celaya Brothers?

Trato de compartir siempre mi conocimiento y mi pasión con estudiantes de arte y los más jóvenes; el transmitir la pasión por lo que se hace es lo más importante. Me siento muy agradecido si puedo inspirar a las personas a vivir su propia vida con sus propios términos y así reconstruir el mundo por medio de la magia del arte. Les platiqué acerca de la destrucción de los límites de entre todos los medios, desde la pintura a la escritura a la escultura o el cine.

***

Carlito Dalceggio también comenta a MILENIO que "se necesita perder el control para hacer grandes obras de arte, para tener una vida excitante y extrema. Para poder pintar un combate se tiene que arriesgar todo lo que se es y viajar a lo desconocido, a los bordes de los mundos con la luminosidad de la pasión y la devoción. El arte es una transferencia entre el universo y nunca será un producto".

La exposición I do not scream for an audience, I shout at the Holy se mantendrá abierta hasta el próximo 2 de abril en Celaya Brothers Gallery, Mérida 241, colonia Roma.