Venden todo y hasta al doble: Artesanos mexicanos prenden NY

Fue un éxito la primera subasta de arte latinoamericano realizada en La Gran Manzana a través la casa Phillips, con 135 obras a beneficio del Fomento Cultural Banamex.

“Es la primera subasta de arte latinoamericano en Nueva York que vende arte popular mexicano”, aseveró la maestra Cándida Fernández, directora de Fomento Cultural Banamex, respecto al evento Mexico. Latin America. Now. a través del cual, en colaboración con Phillips Casa de Subastas, se reconoció e impulsó la calidad de los artesanos como artistas contemporáneos a fin de preservar y fortalecer las tradiciones del quehacer artístico popular.

“La subasta internacional de los Grandes Maestros del Arte Popular ha sido un sueño acariciado de años atrás que no habíamos podido llegar a concretar y que ahora, con el apoyo de Phillips Casa de Subastas y de Augusto Uribe, pudimos llevar a cabo. Por fin lo logramos y ha sido un gran éxito, considerando que fue la primera subasta de arte latinoamericano en Nueva York que incluyó la venta de arte popular mexicano.

“Todas las piezas se vendieron y algunas llegaron hasta el doble de su precio estimado. Lo importante ahora es darle continuidad a este proyecto y que podamos seguir haciéndolo, reconociendo la calidad de los maestros artesanos como artistas contemporáneos”, expuso Cándida Fernández de Calderón.

Un árbol de la vida de Óscar Soteno, jaguares de barro de Juana Gómez, baúles de madera laqueada de Dámaso Ayala, dos piñas de barro vidriado de Hilario Alejo Madrigal, un sarape de lana y seda de Arnulfo Xochitiotzi Cocoletzi, un metate con forma de felino por Hugo César Nájera Buendía, una cajonera con incrustaciones de hueso y concha de René Ángeles Navarro, y dos candelabros de plata de Odilón Marmolejo, fueron las ocho piezas artesanales subastadas.

Pertenecientes todas a la colección Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano, estuvieron acompañadas de obras de artistas de la talla de Gabriel Orozco, Mathias Goeritz, Carmen Herrera, Hélio Oiticica y Olga de Amaral. Algunas alcanzaron casi el doble de su valor inicial.

De manera simultánea se subastaron en línea 28 piezas de maestros artesanos, entre las que se encontraban marionetas de Gabriel Isidro Pérez Rajón, rebozos con plumas de la maestra artesana Cecilia Bautista Caballero y alebrijes de la cartonera Linares, entre otras.

“Esta venta reunió más de 80 años de una creación artística que celebra la increíble amplitud ofrecida dentro de la categoría de arte latinoamericano. Estas obras tienen historias e influencias tan interesantes como sus creadores”, señaló Kaeli Deane, directora de ventas en Phillips Latinoamérica.

Por su parte, una de las pinturas de Árboles Samurái, de Gabriel Orozco, alcanzó la recaudación más alta, 418 mil dólares como precio de venta. El artista, conocido por irrumpir las nociones convencionales de la realidad, revela aspectos de la vida cotidiana por medio de juegos filosóficos y geometría escondida, haciendo de ésta una pieza capaz de capturar la naturaleza global del arte conceptual latinoamericano.

Asimismo, Negro Verde, de Carmen Herrera, se subastó por encima de su valoración, mientras que con el resto de las obras se logró un porcentaje de venta directa del ciento por ciento para beneficio de Fomento Cultural Banamex, acentuando el compromiso de Phillips Casa de Subastas por promover a la artesanía latinoamericana.

“Esta primera subasta de arte latinoamericano confirma que cada vez los coleccionistas tienen mayor interés por el arte y artesanía de esta región. Estos recientes logros dan lugar a excelentes resultados para el trabajo de los artistas”, recalcó Kaeli Deane.

Phillips Casa de Subastas, fundada en Londres en 1796 por Harry Phillips, es la única casa de subastas que ha llevado una venta dentro del Palacio de Buckingham y ha expandido su departamento de arte latinoamericano para lograr una evolución exponencial, con afán de ser la única que ve el arte de América Latina a través de una visión contemporánea.

La directora general de Fomento Cultural Banamex fue reconocida con la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio, otorgado por el rey Felipe VI, por sus méritos y aportación en las áreas de educación, cultura e investigación del arte iberoamericano.

“En las más de 400 piezas que presentamos en la exposición, se incluyen fragmentos de películas del cine mexicano en las que algunos de los grandes diseñadores, como Armando Valdés Peza, Ramión Valdiosera o Henri de Chatillón, colaboraron con los directores de cine para el diseño de vestuario. Por ejemplo, en la sala de la década de los años cuarenta presentamos algunos vestidos diseñados para María Félix, que se acompañan por los fragmentos de las películas donde los utilizó, como Amok y La diosa arrodillada.

“En cuanto a la pintura, presentamos los retratos que Diego Rivera hizo a Henri de Chatillón o a Silvia Pinal, junto con el vestido con el que fue retratada. Se presentan también pinturas de María Izquierdo, Juan Soriano, Roberto Montenegro, Angelina Barthez y Alfredo Ramos Martínez, además de fotografías, bocetos de diseñadores, revistas y material hemerográfico que complementa la investigación y el recorrido de los visitantes, y que muestran cómo desde siempre la moda ha sido una parte muy importante del arte, la identidad y la cultura de los mexicanos”, aseguró la maestra.

El resultado de este esfuerzo ha dado como fruto un amplio reconocimiento a los artesanos mexicanos a nivel internacional, así como la oportunidad de compartir un espacio con grandes artistas consagrados, poniendo en alto el nombre de sus comunidades.

Desde 1996, Fomento Cultural Banamex ha trabajado en contribución con el programa Grandes Maestros del Arte Popular en México y en toda América Latina con el fin de brindar a los artesanos un apoyo directo, impulsando su formación, la organización de exposiciones y publicaciones.

Todos los martes, a partir de las 19:00 horas, presentamos un cineclub en el que proyectamos una selección de 12 películas que, al igual que la exposición, abarcan más de siete décadas de historia del cine mexicano y su relación con la historia de la moda. Nicolás Alvarado fue el encargado de esta selección y cada martes, después de ver la película, ofrece una charla a los asistentes en la que se analiza cómo el diseño del vestuario y la forma de vestir en una película dicen mucho de los personajes o de un momento histórico particular”.

El grupo planea también dos conferencias para principios de septiembre, abarcando como temas principales la belleza de la indumentaria indígena y los valores de la moda mexicana, así como una mesa redonda sobre la conexión entre la indumentaria y la moda, y cuáles diseñadores destacan en ello.

“Mi amor por los textiles surgió en primera instancia gracias a los viajes que hice como historiadora, y fue cuando empecé a familiarizarme con estas creaciones que ves en la sierra de Puebla, en los valles de Oaxaca o en Yucatán y Chiapas. Particularmente recuerdo un viaje que hice a Chiapas con mi familia en 1991. Posteriormente, y con mayor cercanía, a partir de 1995, durante la gestación del Programa de Apoyo al Arte Popular de Fomento Cultural Banamex”, cuenta Fernández de Calderón, quien recuerda mucho los tejidos de Florentina López de Jesús, maestra artesana de Guerrero, de quien dice: “Tenía una personalidad tan encantadora y tan contrastante. Por un lado, mostraba un lado muy frágil, pero por el otro era todo un motor. A estas piezas amuzgas les tengo un cariño especial”.

RECUADRO

El cineclub de Fomento Cultural Banamex ha presentado:

17 de mayo: La diosa arrodillada (Roberto Gavaldón, 1947)

24 de mayo: En la palma de tu mano (Roberto Gavaldón, 1950)

31 de mayo: Ensayo de un crimen (Luis Buñuel, 1955)

7 de junio: Pablo y Carolina (Mauricio de la Serna, 1957)

14 de junio: María Isabel (Federico Curiel, 1968)

21 de junio: Cinco de chocolate y uno de fresa (Carlos Velo, 1968)

28 de junio: Patsy, mi amor (Manuel Michel, 1969)

5 de julio: Click, fotógrafo de modelos (René Cardona Jr, 1970)

12 de julio: El amor tiene cara de mujer (Tito Davison, 1973)

Están programadas:

19 de julio: Cuando tejen las arañas (Roberto Gavaldón, 1979)

26 de julio: Amarte duele (Fernando Sariñana, 2004)

2 de agosto: No sé si cortarme las venas o dejármelas largas (Manolo Caro, 2013)

Un árbol de la vida, jaguares de barro y

baúles laqueados entre las piezas vendidas