Se desconocen pérdidas de arte sacro tras sismos

Falta catálogo de murales, pinturas, esculturas, archivos y otros bienes en los templos católicos que sufrieron daños o resultaron destruidos en 11 estados.
De los mil 821 recintos históricos afectados, según el INAH, mil 603 son inmuebles históricos de carácter religioso.
De los mil 821 recintos históricos afectados, según el INAH, mil 603 son inmuebles históricos de carácter religioso. (Nelly Salas)

México

Se desconocen los daños y las pérdidas de arte sacro, conformado por murales, pinturas, esculturas, archivos y otros bienes, en los templos católicos que resultaron afectados en 11 estados del país tras los sismos de septiembre pasado, informó la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

En su informe “Templos Católicos Dañados en septiembre del 2017”, señala que de los  mil 821 recintos históricos afectados, según el INAH, mil 603 son inmuebles históricos de carácter religioso. No obstante, la CEM reporta que “por desgracia una de las aportaciones que este documento no evalúa son los daños en otro tipo de bienes materiales que también se perdieron, es decir, los bienes muebles, de los cuales no existe un registro, un catálogo”, por lo cual la CEM se comprometió de inmediato a emprenderlo.

Dicho informe, señaló el vocero de la CEM, Alfonso Miranda, reconoce que se ve impedido para “entregar una evaluación definitiva de cada templo, o construir una ficha por cada inmueble dañado, aunque este inventario sí representa un primer acercamiento de la realidad del estado de los templos católicos dañados por los sismos y por los fenómenos meteorológicos del año pasado”.

La Secretaría General de la CEM asumió, a través de su Observatorio Nacional, la elaboración de un conteo sistematizado de los daños de los templos, con el fin de tener herramientas que permitieran dar cauce a la fase de reconstrucción, que está, en el caso de los monumentos históricos, a cargo del INAH, que a su vez  solicitó apoyo del Fonden.

El documento señala que la Arquidiócesis de Puebla fue la más afectada, con 486 templos; seguida de la diócesis de Cuernavaca, con 350, y la diócesis de Huajuapan de León, en Oaxaca, con 150.

Desde el principio la CEM decidió que las fuentes para la obtención de los datos fueran las propias diócesis y arquidiócesis, por medio de sus obispos, vicarios generales y presbíteros que colaboran cercanamente a los inmuebles afectados. Dicha recolección de datos se realizó con una metodología que incorporó entrevistas e inspección de inventarios existentes: anuarios estadísticos y compendio de datos por diócesis.

Los más afectados 

A pesar de que estos mil 603 templos históricos representan 86.64 por ciento del total de los recintos contabilizados por las diócesis afectadas, el observatorio reconoce que el reporte del INAH ha sufrido modificaciones, por lo que es probable que el número de edificios se incremente.

En todas las diócesis sus catedrales son un referente eclesial y pastoral, por eso era necesario saber qué tipo de afectación tuvieron luego de los sismos de septiembre. En su informe, el observatorio de la CEM reporta que las catedrales que más sufrieron daños mayores fueron: la Catedral de San Cristóbal, en la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, y la Catedral de Tenancingo, en la diócesis del mismo nombre.

También en esa categoría se vieron afectadas la Catedral de Santo Domingo de Guzmán, en Tehuantepec; la Catedral de Puebla; la Catedral de la Ciudad de México; La Inmaculada concepción de María y la Catedral de la Asunción de María, de Chilpancingo.

De acuerdo con el catálogo del INAH, de los santuarios que existen en México, 19 de ellos sufrieron algún tipo de deterioro por los sismos, aunque seis más aparecen en el inventario de la CEM, dando como resultado 25 y no 19.

En ese sentido, los santuarios con mayores daños estuvieron en el Estados de México: Sacramonte y Cueva de Sacramonte, en la diócesis del Valle de Chalco; Santuario de la Virgen del Carmen y el Santuario de Tlalmimilolpan. También los recintos del estado de Morelos como el Santuario del Señor de Tula o Guadalupe y el Santuario de Santa Catarina.

Por su historia y riqueza cultural la Iglesia católica considera a los conventos y ex conventos históricos del siglo XVI, como patrimonio y bien cultural. Ahora bien, de los 76 de inmuebles con estas características, 16 resultaron severamente dañados.

Al destruirse estos espacios se vieron afectadas las rutas históricas de alto valor cultural y turístico, como es el caso de la que se conoce como la Ruta de los Conventos de Morelos y Puebla. Sin embargo, hay otros espacios que representan un foco rojo, como el ex Convento de Santo Domingo de Guzmán.

El vocero de la CEM mencionó que la reconstrucción de los templos históricos será necesariamente larga, por lo que no se tienen fechas para que se concluya.