“Siempre he buscado un rigor real en la formación, para poder deshacer tienes que saber hacer”: Fernando Garrido

Las paredes de su estudio se pueblan de espejos irreales, autorretratos de personajes fantásticos que son él mismo.

México

EL AUTORRETRATO SOY YO

Creo que hay muchos yos, que es un proceso de descubrimiento. La pintura para mí forma parte de ese reconocimiento, ese descubrimiento de muchos yos que, inconsciente o conscientemente, están representados en mis personajes. En uno de ellos soy ese niño que siempre anda jugando y descubriendo, tratando de investigar.

 

HISTORIAS PARA PINTAR

Se fue dando de una forma muy mágica. El dibujo, la pintura, eran puertas a otra dimensión, a lugares en los que puedo acceder libremente, y crear todos estos personajes con los cuales convivo y les doy vida. Son una serie de personajes que me complementó la imaginería de la literatura. Me gusta mucho leer, me gusta la historia y para mí la historia también es mágica, sea en otros tiempos o en el futuro, por eso encuentro que mi pintura es atemporal.

 

EL PROCESO Y EL RIGOR DE CREAR

Tal vez soy muy tradicionalista, muy ortodoxo, pero siempre he buscado un rigor real en la formación, para poder deshacer tienes que saber hacer, tienes que dominar algo, tienes que construir. No puedes llegar y poner cualquier cosa en un museo y decir que eso es arte: un par de calcetines, una silla rota y una camiseta ahí colgando. Le puedes dar muchas explicaciones, muchos conceptos, una historia, pero son aplicaciones que se le están dando a esos objetos, que no existen. Si los oyentes o los espectadores quieren creer en eso, está bien, pero eso no implica un rigor para el artista. El dibujo y ese proceso de dibujar, de crear, de conocer los materiales realmente, enfrentarte a ese contacto, es mucho más rico. Ese trayecto para crear una obra muchas veces es mucho más rico, interesante y divertido que llegar al punto final.

 

“EL AMOR VISTO POR EL ARTE” O EL AMOR AL CONOCIMIENTO

Pensé en no tomar el tema como un cliché normal que se utiliza, me puse a pensar e hice muchísimos bocetos, y no me satisfacía, sentía que estaba cayendo en ese cliché, a pesar de que estaba trabajando mis ideas y mis personajes. Busqué en libros de arte definiciones sobre el amor, encontré una, es de San Agustín, que dice “el conocimiento nace del amor”. La otra que es al revés es de Leonardo Da Vinci, “el amor nace del conocimiento”. Llegas a amar a una cosa cuando la conoces, y va creciendo ese amor porque vas entendiendo cómo está hecho espiritualmente. Prefiero la de Leonardo da Vinci. Hay varios elementos: una mujer que sostiene una pequeña caja, simbolizando la caja de pandora, y una esfera, que es el micro y el macro cosmos. Ahora les di una interpretación más simbólica, son las ilusiones, tratas de agarrar esa burbuja y la rompes. Significa la fragilidad de las ilusiones, de la banalidad de las cosas materiales. Hay un científico, está buscando el conocimiento de una fórmula del amor, y las fórmulas para el amor no existen. Todas las personas somos diferentes, cada día es diferente, no puede haber una fórmula.