Guillermo Arriaga enfoca energías a la literatura

La novela, que tardó aproximadamente  cinco años y medio en estar lista, relata una serie de emociones que van desde la venganza hasta el relato fantástico.

Monterrey

Por ahora, la vida de Guillermo Arriaga está enfocada a la literatura.

Tras el "gran esfuerzo" que implicó la publicación de la novela El salvaje, el escritor y guionista no tiene en la mente enfocarse a algún proyecto cinematográfico.

La Sala A de la Feria Internacional del Libro de Monterrey quedó insuficiente para el público que acudió a la presentación, pues cerca de 20 personas se quedaron afuera.

El guionista de Amores perros y 21 gramos enfocó por completo la charla para hablar de El salvaje (Ed. Penguin Random House-Alfaguara), una novela de 700 páginas que le demandó cerca de cinco años para culminar.

"Ahorita mi cabeza y mi corazón están con este libro. No estoy pensando en algo más que esto, mis próximos meses de mi vida estarán dedicados a que este libro llegue a la mayor parte de los lectores", apuntó Arriaga, acompañado del editor Julio Trujillo y del también escritor Sergio Avilés.

La novela relata una serie de emociones que van desde la venganza hasta el relato fantástico.

También destaca una serie de entrecruces de historias entre Juan Guillermo, quien vive la muerte de su hermano gemelo así como la de sus padres, y una aproximación a la cultura Inuit a través de un cazador y el respeto que manifiestan hacia los animales, en este caso a los lobos.

Destacó que le llevó escribirla casi cinco años y medios, razón por la cual se alejó del cine.

En la novela también da cuenta de sus gustos musicales.

"Aquí mucho de lo que he hecho se lo debo a la música de Jimi Hendrix", expuso el guionista.

Ante cualquier cuestionamiento sobre su regreso al cine, incluso de su relación con el cineasta mexicano Alejandro González Iñarritu, Guillermo Arriaga insistió en que hoy lo que le ocupa es la difusión de su obra El salvaje.

"No voy hablar de nada que no sea mi libro", concluyó.