Visitan arquitectura del siglo XX para festejar aniversario

El coloquio termina hoy y con la celebración de los diez años de que se nombró la Casa Barragán como Patrimonio Mundial de la Humanidad.
Juan Palomar dio una de las conferencias centrales del coloquio ayer.
Juan Palomar dio una de las conferencias centrales del coloquio ayer. (Enrique Vázquez)

Guadalajara

En el segundo día del Coloquio Internacional de Arquitectura que organiza el INBA y la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán, al que se han dado cita profesionales procedentes de España y otros países de América Latina, se realizó ayer un recorrido arquitectónico a través de las residencias modernas que cuentan la historia de la metrópoli de la Guadalajara del siglo XX en voz del arquitecto Juan Palomar.

En el atractivo contexto urbano que ilustró el arquitecto se pudo observar las casas construidas que datan entre los años 30 y 40, y que en las palabras de Palomar recalca tener “un eclecticismo espléndido” que empezó en las primeras colonias del siglo XIX como la colonia Francesa, Reforma, Americana, Moderna y West End.

Cerca de 50 personas que variaban de las edades desde los 26 años hasta los setenta y tantos años, se reunieron para admirar el legado arquitectónico que dejaron arquitectos como Luis Barragán, Juan Legarreta, Pedro Castellanos y Rafael Urzúa.

Juan Palomar inició el recorrido con una conferencia en el salón Demetria en la que se refirió a estas colonias como, el espacio en el cual se cambio la forma de hacer arquitectura en Guadalajara, pues los arquitectos lograron transformar su visión al crear casas habitacionales eclécticas que tuvieran una estructura armónica, banquetas anchas, grandes calles y sobre todo amplios jardines, pues este no es solo un adorno sino que constituye parte del diseño arquitectónico.

Juan rescata que es una pena que las casas pierdan su valor arquitectónico cuándo se crean para fines comerciales poco cuidados y que terminan por ser burdos. Que las banquetas ahora se encuentran en un estado deplorable y que de verdad es una vergüenza tapatía.

El grupo de 50 salió del Hotel Demetria para continuar con el recorrido por casas como la Casa Franco, Casa Martínez Negrete, Casa Torreón, Casa Fernández del Valle, Casa Farah, Iglesia San Francisco, mejor conocida como San Francisquito, y hasta llegar a la casa ITESO Clavijero.

Dentro del grupo de los 50 que en caravana recorrían cada una de estas casas que actualmente son legado cultural, se encontraba Ramón Gutiérrez Vaca Gorda, destacado arquitecto proveniente de Colombia quien al preguntarle en entrevista ¿qué le parecía la arquitectura visitada? contestó: “Las casas que he visto en el recorrido me parecen esplendidas, frescas, y bien estructuradas, en una reflexión europea y americanizada influida por el maestro José Vasconcelos que seguramente les motivó para la búsqueda de un eclecticismo mezclado con las propias raíces”.

Gutiérrez Vaca Gorda comenta que Barragán y otros arquitectos encontraron algunas de las raíces americanas a través de España, ya que en su trabajo se refleja el refinamiento en los vitrales, la luz y el trabajo en la madera. Menciona también que Urzúa realizó una buena utilización de la madera y el agua, valores que dentro de la arquitectura propia hacen una ciudad. Para el experto “hacer ciudad es no sólo expandirse, sino que es darle carácter a la ciudad con altura, amplias banquetas y sobre todo generar un carácter particular, un lugar en el que se recupere la relación entre el jardín y la ciudad, aunque esto claro se da por poseer lotes generosos que permiten administrar la jerarquía del espacio”.


Una asociación, un encuentro

El coloquio continúa hasta hoy. Las sedes son la Capilla Tolsá del Instituto Cultural Cabañas, la Casa ITESO Clavigero en José Guadalupe Zuno 2083 y Salón del Hotel Demetria ubicado en avenida La Paz 2219. Las conclusiones se darán en las instalaciones de la Expo Guadalajara. El Instituto Nacional de Bellas Artes en colaboración con la Dirección representante de la Unesco en México, con el apoyo de otras asociaciones y organismos como la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán, celebran con este coloquio diez años de la declaratoria de la Casa Barragán como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, con la presencia de especialistas de América Latina y España.