• Regístrate
Estás leyendo: Aristegui
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 09:15 Hoy

Aristegui

[EL SANTO OFICIO]

Publicidad
Publicidad

José Luis Martínez

El cartujo esperaba encontrarse una hagiografía, había preparado velas e incienso. Pero no. Con El despido (Planeta. Temas de Hoy, 2014), Wilbert Torre no construye un altar para Carmen Aristegui, aunque tampoco oculta su simpatía por ella. Cuenta la historia de su salida de MVS luego del reportaje sobre La casa blanca del presidente de la República, el mayor éxito de su carrera, e indaga en su historia profesional y en la de sus colaboradores.

David Cabrera, uno de ellos, fue quien descubrió en la revista ¡Hola! la primera pista de la casa de Palmas 1325 en mayo de 2013. Todavía no conocía personalmente a Aristegui y pasaría mucho tiempo antes de darle forma a esa pieza en la Unidad de Investigaciones Especiales de la Primera Emisión de MVS, liderada por Daniel Lizárraga. La manera como Cabrera se obsesionó con el asunto, financiando él mismo sus indagaciones, visitando la construcción, pidiendo información al Registro Público de la Propiedad, es ejemplar: lo hacía por su curiosidad e interés periodísticos, siguiendo sus intuiciones y, más tarde, después de tomar un taller con él, los consejos de Daniel Santoro, del diario Clarín.

En mayo de 2014, Cabrera se incorporó al equipo de Primera Emisión y sus inquietudes sobre la residencia de la familia presidencial tomaron cauce bajo la guía de Lizárraga, un veterano a quien Aristegui debe cambios esenciales en el contenido de su noticiario a partir de 2012, cuando comienza su trato con él. Desde entonces, escribe Wilbert Torre, Carmen, sin dejar de ser "una entrevistadora filosa y atrevida, se encontró presentando en forma periódica reportajes de periodismo de investigación".

El libro narra con detalle episodios de la relación entre los medios y el poder, no solo político sino también económico. La manera como se pretende imponerle límites a la información en un tiempo en el cual las redes sociales cobran cada vez mayor relevancia y devienen eficientes alternativas ante cualquier intento de censura. Habla también de la experiencia de Carmen Aristegui y Javier Solórzano en el programa Círculo Rojo, transmitido por Televisa, donde Emilio Azcárraga Jean firmó sin mayor problema un código de ética propuesto por los periodistas, un "conjunto de reglas que salvaguardaban su autonomía editorial y les concedía capacidad para que ellos y nadie más tomaran decisiones sobre los asuntos que investigarían y los invitados a los que llamarían, sin que en ello interviniera la empresa", señala Torre.

Para los críticos más feroces de Televisa, estos párrafos deben ser como plomo caliente. Incluso cuando presentaron testimonios sobre la pederastia de Marcial Maciel, fueron apoyados por Azcárraga y Bernardo Gómez, quienes nunca les escatimaron recursos para sus proyectos.

El despido es un trabajo con un punto de vista bien definido y un abanico de miradas sobre Carmen Aristegui, una mujer de tormentas.

Queridos cinco lectores, El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes. Amén.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.