Predicciones del 2015 cultural

Archivo hache.
Archivo hache.
(Especial)

Ciudad de México

¡Estas son las predicciones del 2015 cultural! Comencemos…

Antes del fin del primer trimestre del año ocurrirá la muerte de los últimos seis escritores latinoamericanos verdaderos que quedan. La identidad de estos seis escritores, empero, se mantendrá incógnita debido a que los últimos tres críticos literarios verdaderos que quedaban han muerto hace ya mucho tiempo.

Entrado el año se difundirá la noticia de la muerte (no fechada con exactitud) del subcomandante Marcos. El presidente tuiteará estar “consternado” por la “muerte de un Gran Representante de la lucha libre mexicana” y ordenará el debido manejo de sus cenizas con Altos Hornos, perdón, Altos Honores, del Ejército y, por otro lado, la edición de sus Obras Completas (con Capucha Negra de Lujo).

Por esas mismas fechas será filtrado en Internet un documento clasificado que probará el apoyo de la CIA a Kenneth Goldsmith. A nadie sorprenderá esta revelación y el propio Goldsmith de clarará sentirse aliviado. “Trabajar para la CIA es lo representativo del siglo XXI. Ser un agente encubierto —incluso para ti mismo— es lo nuevo, es lo de hoy”, sentenciará. E inmediatamente después, como ya nos tiene acostumbrados, recordará a Warhol.

En materia de tendencias, por octavo año consecutivo la “autoficción” desplazará a la llamada novela posmoderna. Lo más innovador de este pase de estafeta es que aunque la autoficción es el género del futuro ninguno de esos libros llegará al futuro —¡en sí mismo un inédito fenómeno vanguardista!— y se citará como la mejor autoficción En busca del cuestionario perdidode Proust.

Hablando de apropiacionitis y Procrasti–Nación, el 2015 será también el año de consolidación del Zombie Book, es decir, del retorno maléfico del libro después de la muerte del libro, que nadie lee, se parece al difunto (es su retro–edición) y sirve para coleccionar y compartir a modo de link.

Junto al boom del Zombie Book, en el 2015 los que antes se llamaban “lectores” pasarán a ser conocidos (para mayor precisión) como book–bots (obiblio–bots) que se caracterizan por interactuar de modo relativamente texto–coherente con los Zombie Books.

En lo tocante al mundo académico, 2015 será, como todos los años anteriores, un año en que todo lo que hará la academia no saldrá de la academia.

Por último, hacia noviembre o diciembre próximos aparecerá un estudio de la ONU que mostrará que los habitantes de Naftamérica no pueden imaginar nada demasiado diferente a la realidad consensual, pues cuando se conseguía que fantasearan el 95% reportó personajes o escenas de Hollywood, YouPorn o Selfie–Land; mientras el 5% restante reportó imágenes demasiado pixeleadas.

2015 pasará a Google como el año en que virtualmente se despejó la sospecha de que alguna vez existió la imaginación.