• Regístrate
Estás leyendo: Archivo Bernardo Giner, una historia compartida
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 01:02 Hoy

Archivo Bernardo Giner, una historia compartida

Los documentos reunidos por el arquitecto y político son un testimonio de primera mano sobre la vida cotidiana y las aspiraciones de sus paisanos.

Publicidad
Publicidad

Jesús Alejo Santiago

Bernardo Giner de los Ríos (1888-1970) pasaba de los 50 años cuando llegó a México. Antes estuvo en República Dominicana, en su escape de la dictadura franquista, pero en especial de España, a la que añoró hasta el último de sus días, aun cuando logró regresar antes de la caída de Franco, por lo que sintió haber traicionado sus ideales.

Arquitecto y político español, durante los 30 años que vivió en el país atesoró parte de la historia colectiva del exilio, de su exilio y del de muchos otros.

“Historia llena de honestidad, de congruencia entre la vida personal, las acciones políticas y el trabajo. Se trasluce en todo el archivo la fidelidad a algunos valores por los que lucharon denodadamente, tanto en España como luego en el destierro en México”, cuenta María Luisa Capella, directora del Centro de Estudios de Migraciones y Exilios (CEME) de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, de España.

Se trata de ocho cajas, con un poco más de un millar de documentos, aparte de fotografías, revistas y diarios: cartas, necrológicas, documentos personales y, en especial, una serie de textos escritos por don Bernardo para sus posibles memorias. No buscaba hacer la historia de la familia sino para escribir sobre la República, la guerra, el exilio.

“Aquí, por ejemplo, hay una carta de don Bernardo a Martín Luis Guzmán, en la que le preguntaba acerca de la posición de México con respecto a Franco, porque los exiliados españoles en México tenían siempre la preocupación, cuando cambiaban de presidente, de que fueran a reconocer al régimen franquista, lo que no sucedió, lo que refleja la angustia que vivía la comunidad española”.

El archivo fue donado al Ateneo Español de México, si bien antes deberá ser catalogado y digitalizado por el CEME.

Historia de dos países

El archivo de Giner de los Ríos se entregó en España; sus nietos Laura y Juan Bernardo Fonseca pidieron que se regresara a México. Para ello fue fundamental la participación de la Consejería de Educación de la Embajada de España en México, que allanó el camino para la devolución.

“El archivo es importante tanto para España como para México, porque dice muchas cosas: tiene cartas con bastantes personas, en donde ves con claridad varias cosas; por ejemplo, hay un manuscrito de don Bernardo que explica que todos los años se hacía en el Colegio Madrid una comida para festejar que se había inaugurado y no había discursos.

“Pero en una ocasión José Giral, que había sido presidente de la República, tomó la palabra y dio un discurso casi de despedida, porque todos ellos creían que iban a estar solo unos meses más aquí, porque el gobierno de Franco estaba en crisis. Hablamos de 1956, entonces el discurso era por un lado alegre y por otro triste, porque en unos meses estaríamos de vuelta y tendríamos que hacernos a la idea de abandonar México”, anota Capella.

Hija de exiliados españoles, la investigadora está convencida de que parte de la importancia del archivo radica precisamente en compartir el proceso que vivió todo un conglomerado de exiliados, que en los primeros 10 años pensaban que Franco podía caer y que en ese momento regresarían.

“Son historias que comparten los dos países. Por eso el Ateneo estaba luchando, porque España quería llevarse los archivos, los consideraba como parte de su historia, y los de aquí decíamos: ‘Perdón, esa historia es tanto de México como de España; es más, le pertenece más a México que a España’. Y en esos archivos se ve”, concluye Capella.

Para todos

Una de las peticiones de Bernardo Giner de los Ríos fue que su archivo estuviera al alcance de todos, no solo de los especialistas pues, más allá de que cualquier investigador interesado en el estudio del exilio, allí hay anécdotas, cartas y fotos que llaman la atención de todos.

“Lo que queremos es facilitar que eso llegue a todos los sitios, no que tengan que venir a uno. Se digitalizará todo, una petición expresa de sus nietos, para que se difunda y si se puede subir a la red, mejor”.

Desde la perspectiva de María Luisa Capella, es un archivo que ubica sobre el recorrido del exilio, lo que pasaba en México y en España. Los documentos están listos para que la gente los descubra.

“Cuando el primer exiliado se murió fue muy triste, porque fue la constatación de uno más que no vuelve. Cuando termina el por qué del exilio, viene la pregunta: ¿se puede volver en realidad? ¿Se quiere volver? Porque otra vez se cortan raíces y el exiliado se da cuenta que nunca deja de ser un exiliado”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.