El antígeno prostático no basta para diagnosticar los tumores

Oncólogos del Incan cuestionan la efectividad de campañas y pruebas lanzadas en el país con esa prueba, pues registran más de 70 por ciento de error al detectar el padecimiento.
Alejandro Mohar considera esencial modificar las guías médicas.
Alejandro Mohar considera esencial modificar las guías médicas. (Especial)

México

Expertos en oncología cuestionaron las campañas y pruebas lanzadas en México para detectar mediante antígeno el cáncer de próstata, dado que con ese test existe más de 70 por ciento de error en detectar el padecimiento a tiempo y evitar que de aproximadamente 7 mil nuevos casos, 80 por ciento llegue en etapas muy avanzadas.

Alejandro Mohar, miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la ONU y ex director del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), consideró esencial modificar las guías médicas nacionales y que las mismas autoridades, como las del Gobierno del Distrito Federal, replanteen sus campañas de detección temprana basadas únicamente en antígeno prostático.

“Lo he comentado tanto con el doctor Abelardo Meneses, director del Incan, como con el de salud capitalino, Armando Ahued; esa prueba basada en la toma de sangre tiene un margen de sensibilidad de hasta 30 por ciento, por lo que existe un alto índice de falsos positivos o falsos negativos”, por lo que el estudio de tacto rectal es esencial si se quiere diagnosticar efectivamente el padecimiento, aclaró Mohar.

Por ello, aseguró Mohar, es importante que las campañas, como la que lanzó el año pasado el GDF “Unos segundos hacen la diferencia”, así como los procedimientos que aplican muchos especialistas en el IMSS, Issste y otros de consulta privada, modifiquen su enfoque de detección e incluyan el estudio del tacto rectal, porque solo con el antígeno se cae en un grave margen de error.

Una investigación de Zael Arturo Santana Ríos, especialista del Incan, llamada “Detección oportuna y nuevos biomarcadores en cáncer de próstata. Pros y contras”, demostró que cerca de siete hombres de cada 10 pueden dar falso positivo con la simple prueba de antígeno, normalmente por factores externos como un crecimiento benigno del órgano, inflamación, infección en vías urinarias o retención de orina, situaciones que pueden causar la alteración de la prueba.

“El antígeno prostático, aprobado por la FDA en la década de los 80, tiene una efectividad real de hasta 30 por ciento, versus 48 por ciento del tacto rectal. Esa baja eficacia provoca sobrediagnósticos, sobretratamientos y biópsias innecesarias”, opinó Santana Ríos.

“Necesitamos establecer con claridad quién realmente necesita una biopsia de próstata, considerando además los riesgos individualizados y cómo podemos avanzar en la identificación de biomarcadores genéticos.

“Por ejemplo, la prueba PCA3, que es un biomarcador utilizado actualmente para la detección del cáncer de próstata en orina, junto con los métodos de screening actuales (antígeno prostático específico y tacto rectal) aumentan hasta 70 por ciento la especificidad de la detección previa a la biopsia. Esto ya se aprobó en Estados Unidos, por ejemplo”, aclaró el experto.

El padecimiento

Cada 15 minutos muere en el país un hombre por cáncer de próstata y, según Samuel Rivera Rivera, vicepresidente de la Sociedad Mexicana de Oncología, se calcula que en México uno de cada siete hombres desarrollará dicha tumoración maligna, que en más de 70 por ciento de los pacientes provoca metástasis óseas.

El cáncer de próstata en hombres mayores de 40 años representa la primera causa de deceso por cáncer con un índice en el Incan de 16 por ciento. Cada año, aunque existe un subregistro, fallecen más de 4 mil 600 sujetos, lo que representa 7.6 por ciento del total de muertes por cáncer en el país.

A ello se suma que siete de cada 10 deben de recurrir a la castración (extirpación de los testículos) para poder prolongar su vida, o bien, someterse a tratamientos inyectables y tomados que disminuyen los niveles de la testosterona y afectan su vida sexual.

El tratamiento de un paciente en etapa avanzada que es atendido en el Incan tiene un costo de 700 mil pesos anuales, además de que hay una  baja posibilidad de que responda favorablemente a la terapia.

Si se le detecta de manera temprana, considerando que en algunos casos puede requerir no solo quimioterapia o radioterapia, sino también una cirugía, el costo oscila en 15 mil pesos y el pronóstico es bastante favorable, ya que la gran mayoría sobrevive y muchos siguen su vida sexual normal.

Entre los principales síntomas de este padecimiento se encuentra la necesidad de orinar frecuentemente sin resultados, pérdida de peso y del apetito, dolor en el costado o en la parte baja de la espalda, dificultad para comenzar a orinar o para retener la orina y sangre en la orina o semen.

La polémica llegó a la Cámara de Diputados, la cual exigió al Ejecutivo federal fortalecer los programas de atención de cáncer de próstata para promover la prevención y detección oportuna, acceso a terapias innovadoras, así como la asignación de recursos médicos y de infraestructura necesarios.

Mastografías

Alejandro Mohar también se refirió al fenómeno de los mastógrafos en México, pues aunque es una prueba eficaz en la detección de cáncer mama, en el país hay pocos de esos artefactos y también se carece de suficiente personal que sepa manejarlos e interpretar los resultados.

En total hay 754 mastógrafos, pero no todos sirven.

“Si todos los mastógrafos estuvieran funcionando, en dos turnos habría 2 millones de mastografías, pero se requieren más de 12 millones. La cobertura es verdaderamente deprimente: es mejor no hacer mastografías si las hacemos en menos de 70 por ciento de la población”, opinó Mohar.

Hizo énfasis en capacitar y equipar centros oncológicos estatales, dado que la falta de estos ha derivado en saturación de los servicios del Incan. Esto también sucede porque solo hay en el país 148 aceleradores lineales y seis estados de no cuentan con un centro oncológico (Zacatecas, Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala, Morelos y Quintana Roo).

La Secretaría de Salud en sus informes de gobierno detalló que 49 por ciento de las mastografías realizadas se practican a mujeres de entre 40 y 49 años de edad, y que actualmente una de cada cinco accede a ese estudio, cuando hace seis años lo hacían solo una de cada 10.

Sin embargo, en la última década “el cáncer de mama ha incrementado su mortalidad 14 por ciento, en contraste con el cérvicouterino, que ha disminuido 32 por ciento en el mismo periodo”, de acuerdo con cifras de la Ssa.

Prevenir tumores

El Patronato del Incan promueve seis medidas que reducen considerablemente el riesgo de padecer algún tipo de cáncer

1. Evitar el consumo de alcohol y tabaco.

2. No exponerse mucho tiempo a rayos UV.

3. Llevar una alimentación balanceada.

4. Aplicar vacunas como la de hepatitis o VPH.

5. Ir al médico regularmente y hacerse chequeos.

6. Evitar el sedentarismo haciendo ejercicio.