Tras dos años de periplo vuelven Frida y Diego

Este año su obra no viajará; "como el Museo Dolores Olmedo cumple 20 años el 17 de septiembre, decidimos tener toda la colección en México", dice Carlos Phillips.

México

Después de una larga gira de dos años por Alemania, Canadá, Estados Unidos y Francia, la colección más grande de Diego Rivera y Frida Kahlo regresa al Museo Dolores Olmedo, donde se muestra la totalidad de la obra que tanta expectativa causa en el mundo.

Este año la obra de la polémica pareja de artistas no viajará al extranjero, a pesar de que se tiene una larga lista de países que la solicitan para su exhibición, anunció Carlos Phillips, director del Museo Dolores Olmedo.

"Como el museo cumple 20 años, el próximo 17 de septiembre, decidimos tener toda la colección de Frida y Diego en México durante todo el 2014. Nosotros volvemos a salir hasta el 2015, vamos a participar en dos exposiciones: una de Diego y Frida, en Detroit, y otra en el Jardín Botánico de Nueva York, espacio que pretende reproducir el jardín de Frida".

Justamente para conmemorar estas dos décadas de vida, el Museo Dolores Olmedo renovó su discurso museográfico. Su objetivo, ofrecer otra mirada acerca de la obra de Frida y Diego, así como poner en valor muchas de las piezas que luego pasan desapercibidas para los visitantes, como pueden ser dibujos, bocetos para murales o litografías, señala Josefina García, directora de Colecciones y Servicios Educativos del recinto.

"Es una reestructuración museográfica lo que hemos hecho con la colección. En las primeras seis salas montamos en un orden el proceso creativo de Diego Rivera y, luego en otras dos salas, mostramos los cuadros de Frida Kahlo".

En conjunto, el Museo Dolores Olmedo exhibe a partir de este martes 26 cuadros de Frida Kahlo, así como alrededor de 100 creaciones de Diego Rivera.

La historia del acervo

La relación de Diego Rivera con la señora Dolores Olmedo comenzó cuando ella le posó por primera vez en 1926; de esa serie de 26 dibujos él le regalo uno y una litografía, relata la curadora Josefina García.

Tras un desencuentro entre Rivera y Howard Phillips, el esposo de Lola Olmedo, ella le regresó esas dos piezas al muralista. Y fue hasta 1954 cuando murió Frida Kahlo, que volvieron a retomar su amistad. "Es entonces que la señora Olmedo le recomendó al famoso artista el retrato de su hija Irene y uno de ella vestida como tehuana". Y a partir de ese momento se dedicó a comprarle obra al pintor".

Ya muerto Diego Rivera, la coleccionista se dispuso a buscar la obra del artista guanajuatense, adquiriendo las 148 obras que logró atesorar.

En cuanto al acervo de Frida Kahlo, García dice que la señora Dolores Olmedo adquirió la colección del ingeniero Eduardo Morillo Safa, quien era vecino y mecenas de la pintora. "Le compró las 30 obras de la colección a la viuda de Morillo Safa, cuando no tenía el valor que ahora tiene Frida Kahlo en el mercado del arte", revela.

La nueva museografía

Las obras de Diego Rivera estarán dispuestas por orden cronológico, explica Josefina García, directora de Colecciones y Servicios Educativos del Museo Dolores Olmedo.

El discurso museográfico, detalla, inicia con la Influencia de Europa donde se presentan obras de la etapa cubista. Le sigue Obra mural que consta de una colección de litografías para la serie de murales de la Secretaria de Educación Pública y, bocetos de murales portátiles y la obra Fondos congelados, hechos para el MoMA en 1931.

De igual forma se exhiben los Desnudos, entre ellos la litografía Desnudo de Frida, y el boceto de Desnudo con alcatraces. Asimismo, se muestran Retratos entre los que destaca el de Dolores Olmedo vestida de tehuana; además de algunas acuarelas y óleos.

Tras ser diagnosticado con cáncer, Diego viajó a Rusia con la idea de encontrar la cura a su padecimiento. El ciclo se cierra con sus Últimos años, cuando Dolores Olmedo le ofrece su casa en Acapulco para que convaleciera de la enfermedad.

Respecto a la obra de Frida Kahlo, su obra se divide en dos salas: Color y Dolor, contrastando el ambiente de fiesta y color que le gustaba, con el sufrimiento y el dolor que marcó parte de su vida.

Récord de asistencia

-En Alemania, la obra de la pareja de artistas en Mexicanidad fue visitada por cerca de 300 mil personas.

-La exposición Frida y Diego, pasión y política, fue apreciada en Canadá por 250 mil espectadores. Mientras que esa misma muestra en Estados Unidos recibió a 300 mil.

-En París, la exposición Diego y Frida, arte en fusión, fue visitada también por casi 300 mil.