A 150 años de Maximiliano y Carlota

En 1856 empiezan las luchas por el inicio de las Leyes de Reforma recuerda el historiador Carlos Contreras

Puebla

Miguel Galindo y Galindo, en su obra publicada en tres tomos "La gran década nacional, o relación histórica de la Guerra de Reforma, intervención extranjera y gobierno del archiduque Maximiliano, 1857-1867", sostiene que Puebla, entre 1856 y 1867 estuvo en el centro de la vida política y militar de México del siglo XIX.
En 1856 empiezan las dificultades, los problemas, las luchas por el inicio de las Leyes de Reforma y en ese año sufre la ciudad de importante sitios y de ahí vienen el 5 de Mayo, el Sitio de Puebla y se cierra ese gran periodo histórico el 2 de abril de 1867, recuerda el historiador y miembro del Consejo de la Crónica de la Ciudad de Puebla, Carlos Contreras Cruz.
Pregunta y responde: "¿Por qué mencionar esas fechas? Porque la ciudad de Puebla, durante esos diez años, si bien juega un papel importante en todo ese proceso histórico, tiene un punto culminante que es, precisamente el Sitio de 1863, momento en el que la ciudad y sus habitantes sufren en carne propia el embate del Impero Francés.
Una cosas fue el inicio y la batalla del 5 de mayo de 1862 que le gente vio, pero no implicó que bombardearan la ciudad ni fue sitiada".
Y más: "Un sitio de 62 días sin comida, sin agua, con bombardeos permanente, con un conjunto de calles destruidas... Ahí fue la población, común y corriente la que sufrió los estragos de la Intervención Francesa y que, hasta los años ochenta del siglo XIX, se pudo reconstruir buena parte de las casas y edificios destruidos durante los bombardeos."
Pero el historiador, memorioso, llama la atención sobre otro hecho relevante: "A lo largo de esa gran década nacional, agrega el también catedrático de la BUAP, hay otro momento además del 5 de Mayo y el Sitio de Puebla, que ya nos va a tocar este año 2014 y que seguramente puede levantar suspicacias, controversia, pero se van a celebrar en el mes de junio los 150 años del paso de Maximiliano y Carlota por Puebla, a su paso del Puerto de Veracruz a la ciudad de México".
Del hambre a los bailes y fiestas
Los testimonios, los documentos, la historia das testimonio, recuerda Contreras Cruz: "El gran recibimiento del Maximiliano y de su esposa no se dio en Veracruz, se dio en Puebla: aquí todo mundo se movió, hubo opiniones diversas. Sería muy interesante observar las distintas posiciones políticas e incluso ideológicas que se dan por la presencia de Maximiliano y Carlota en suelo poblano".
Y más: "Yo creo que, más allá de cualquier suspicacia es nuestra obligación como historiadores y como miembros del Consejo de la Crónica, sentarnos en su momento as platicar y discutir en torno a ese significado, porque además es muy interesante que la primera vez que la pareja llega a Puebla en 1864, a donde regresaría muchas veces, en la casa del obispo, en Xonaca, es en la misma en la que le dieron la noticia de que las fuerzas francesas se iban de regreso a su país".
El historiador, que participó en los dos últimos años de manera activa en la conmemoración del 5 de Mayo y del Sitio de Puebla, incluso con diversas publicaciones, es enfático: "La vida y la historia se cobra todo: así es que Maximiliano vino tres años antes y hubo festejos y bailes y aquí mismo recibió la noticia de la partida de las tropas francesas. El resto de la historia es conocida por todos nosotros".
El editor, catedrático e historiador participó el lunes pasado en la presentación del libro "62 días El Sitio de Puebla, 1863", en el cual se incluye un texto suyo "Puebla una ciudad de contrastes.
El sitio de 1863 y la visita imperial de 1864"; su opinión respecto a junio de este año y los 150 años del paso de Maximiliano y Carlota por Puebla por primera vez es contundente: "Así es que el trabajo del Consejo de la Crónica para seguir conmemorando estos hechos que tiene que ver con la Independencia todavía tiene mucho, mucho por donde cortar".
Respecto al libro en el que participó consideró que, después de que hacía tiempo que el Consejo de la Crónica no editaba una obra colectiva como la que dio a la imprenta con el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla "creo que fue un verdadero acierto y es una pauta para trabajos posteriores.
Desgraciadamente como todos buenos niños, todos los miembros del Consejo que vinieron a la presentación están sentaditos allá atrás, escondiéndose, pero los felicito a todos... Realmente si hiciéramos un brevísimo balance sobre lo publicado en Puebla en los últimos años en torno al 5 de Mayo y al Sitio de Puebla, realmente ha sido una tarea editorial importantísima, como pocas veces se ha visto en la historia del estado y su ciudad capital: el gobierno del estado, la UAP, el Colegio de Puebla, el IMACP e incluso editoriales comerciales como Chedraui, han hecho una labor editorial muy, muy importante".