Celebra medio siglo el Museo Nacional de Antropología

El presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa, dijo que este recinto “es la casa de nuestras raíces más profundas”.
Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Conaculta y Emilio Chuayffet, titular de la SEP, Miguel León Portilla, acudieron a la celebración del 50 aniversario del Museo de Antropología e Historia.
Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Conaculta y Emilio Chuayffet, titular de la SEP, Miguel León Portilla, acudieron a la celebración del 50 aniversario del Museo de Antropología e Historia. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), encabezó la víspera, junto con Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública, y María Teresa Franco, directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la ceremonia por los 50 años del Museo Nacional de Antropología.

En el acto, celebrado en el patio central del espacio museístico motivo de la celebración, el embajador Rafael Tovar y de Teresa sostuvo que ese recinto cincuentenario “es la casa de nuestras raíces más profundas”, y subrayó convencido que en su devenir histórico “ya suma medio siglo de ofrecer el ejemplo vivo de la continuidad de la cultura de México”.

Destacó que la construcción del museo, ubicado frente al añejo Bosque de Chapultepec, sobre la Avenida Paseo de la Reforma, la vialidad más emblemática del país, obedeció indudablemente a una necesidad nacional, al anhelo de todos los mexicanos de poner bajo un mismo techo la historia de la nación mexicana, para ser mostrada con orgullo verdadero.

Como parte de la celebración, el titular del consejo que apoya y difunde las iniciativas culturales de los mexicanos informó que a lo largo del año se desarrollarán actividades de capital importancia, como una serie de mesas redondas, conferencias y otras más, en las que especialistas de diversas disciplinas disertarán en torno al museo y sus creadores.

“Correspondió al entonces presidente Adolfo López Mateos, a través de su distinguido secretario de Educación Pública, Jaime Torres Bodet, aprobar la creación del Museo Nacional de Antropología, mientras que al arquitecto Pedro Ramírez Vázquez hacer el proyecto arquitectónico de lo que hoy es el museo más importante del país”, apuntó.

En su discurso, estableció enérgico que “aquí está nuestro pasado milenario” e hizo suya la ocasión para felicitar a la comunidad que celebra los 75 años del Instituto Nacional de Antropología e Historia y los 50 del museo, el más visitado a nivel nacional, al recibir cada año a un promedio de dos millones de personas provenientes de todo este planeta.

Tovar y de Teresa habló así ante un presídium integrado también por el doctor Miguel León-Portilla, investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México y miembro de El Colegio Nacional; Javier Ramírez, hijo de quien erigió el edificio del museo, y Manuel Felguérez, artista plástico que ha enriquecido la estética del recinto.

Durante el acto se transmitió un video en el que se ilustra la construcción del museo, desde los días en que se gestó el proyecto hasta la ceremonia de inauguración presidida por el mandatario Adolfo López Mateos y una pléyade de historiadores, arqueólogos, antropólogos, cronistas, diseñadores, pintores, escultores y restauradores, entre otros más.

Luego, León-Portilla recordó que él formó parte de la comisión que pidió audiencia con el presidente López Mateos para solicitar la edificación del museo. “Era 1962. Nos recibió a un grupo de especialistas y le planteamos la idea. Su respuesta inmediata fue sí, con la condición de que se construyera en dos años, para que lo pudiera inaugurar él”.

El decano de los historiadores en México escarbó en su memoria para expresar que ese grupo de especialistas corrió a buscar al joven arquitecto Pedro Ramírez Vázquez. “Le propusimos que diseñara el proyecto y pronto aceptó. Así las cosas en 1964 el presidente Adolfo López Mateos entregó este edificio monumental y su acervo al pueblo mexicano”.

Destacó que el Museo Nacional de Antropología e Historia “vibra con México porque no es nada más un espacio académico, sino un sitio donde están resguardadas nuestras raíces y civilizaciones milenarias”, y finiquitó su intervención al elevar la voz para enfatizar que “éste es el templo de la mexicanidad”, definición ampliamente aceptada por los presentes.

Como parte del festejo, Rafael Tovar y de Teresa, Emilio Chuayffet Chemor y María Teresa Franco entregaron medallas conmemorativas por los 50 años del museo a Mario Vázquez hijo, Manuel Felguérez, “Avecita” López Mateos, heredera del ex presidente de la República, Javier Ramírez Campuzano, y a la doctora Beatriz Barba de Piña Chan.

Igualmente, de manera simbólica y póstuma, se entregó una medalla conmemorativa a Jaime Torres Bodet, la cual, se informó oportunamente, permanecerá para la posteridad en el Museo Nacional de Antropología, “orgullo de la nación y uno de los más grandes instrumentos de la educación en México”, diría en su turno el secretario de Educación Pública.