Muñiz-Huberman, la más rebelde de las letras mexicanas

En su cumpleaños 80, celebramos a Angelina Muñiz-Huberman, una de las escritoras más prolíficas y sensibles de la literatura mexicana.
Angelina Muñiz-Huberman cumple 80 años este 29 de diciembre.
Angelina Muñiz-Huberman cumple 80 años este 29 de diciembre. (Especial)

Ciudad de México

Trasgresora, irónica, mítica y sensible son algunas de las palabras que se acercan a una definición de la poeta, narradora, ensayista e investigadora Angelina Muñiz-Huberman, quien este 29 de diciembre cumple 80 años.

Entre los tópicos recurrentes de su escritura están el exilio, la murte, la guerra, el  amor y la memoria. Curiosa de la ambigüedad de las emociones y las pasiones ocultas, Muñiz-Huberman introdujo la novela neohistórica y la mística sefaradí en la literatura mexicana.

TE RECOMENDAMOS: "Es muy frustrante que no se lea": Álvaro Ancona

En su texto Angelina Muñiz: una vida, una obra, la poeta Jenny Asse Chayo afirma que Muñiz-Huberman es una mujer que crea obras donde se cruzan y se entrelazan las teorías filosóficas con la experiencia, el conocimiento universal con la sensibilidad íntima, la especulación con el dolor, lo mítico con lo real y la búsqueda trascendente con la manifestación de lo cotidiano.

 “Escribir es un gozo y una aceptada rebeldía que implica transgresión”

“Pero lo interesante de la obra de Muñiz es que si bien, como ella misma lo declara, es una escritora que inaugura el tema de la mujer en situaciones extremas y no exentas de humor cruel, no se limita a los temas que tienen que ver con la mujer, sino que los trasciende para dar una cosmovisión personal que no se reduce a una visión ‘femenina’ del mundo”. 

Escribir es trasgredir 

Para Angelina, “escribir es un gozo y una aceptada rebeldía que implica transgresión”, de ahí que sus textos sean diversos, ilusorios, mágicos e incluso autobiográficos.

En una entrevista realizada por Mariana Bernárdez, publicada con el título En el centro del exilio. Entrevista con Angelina Muñiz-Huberman, la autora declaró que sus obras muestran que el acto de escribir es como un juego.

“Escribir es irte quitando tabúes. Quería que mis primeras novelas no fueran autobiográficas. Poco a poco pude ir entrando en los recuerdos personales. Dulcinea encantada no es autobiográfica sino confesional. Da lo mismo si esas cosas me pasaron o no. Lo importante es la confesión. No tener miedo a despojarte.

“Paso por etapas de caos y orden. Una vez que encuentro el terreno poético me da miedo quedarme encerrada en él y busco otra salida. Entonces reviso mis borradores y pienso que no sirven porque no son poéticos. Se trata de ir mezclando, hasta que llega un momento en que ya no importan estas cosas”.

TE RECOMENDAMOS: Jordi Soler debuta en la literatura infantil

Una vida de letras

Angelina Muñiz-Huberman ha sido colaboradora de numerosas publicaciones culturales. Algunas de sus novelas notables son Morada interiorLa guerra del unicornio, Dulcinea encantadaMolinos sin vientosEl sefardí románticoLa azarosa vida de Mateo Alemán II La burladora de Toledo. Y en la poesía: El ojo de la creaciónLa memoria del aireLa sal en el rostroLa tregua de la inocencia, La pausa figurada y Arritmias.

Por su obra ha ganado varios premios, como el Xavier Villaurrutia 1985 y el Internacional de Novela Sor Juana Inés de la Cruz 1993.

Es catedrática de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Nació en Hyères, Francia, el 29 de diciembre de 1936 y se naturalizó mexicana en 1954.

Estudió el doctorado en letras en la Universidad Nacional Autónoma de México y en lenguas romances en la Universidad de Pennsylvania y la City University of New York, además de que realizó cursos de filología y literatura en El Colegio de México.


ASS