• Regístrate
Estás leyendo: Amor, libertad, poesía: ¿qué es el jazz para los músicos?
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 06:28 Hoy

Amor, libertad, poesía: ¿qué es el jazz para los músicos?

Músicos y promotores explican, en pocas palabras, su significado; Cortázar lo definía como “algo absolutamente indiferente a los ritos nacionales”.

Publicidad
Publicidad

Xavier Quirarte

Para Herbie Hancock, uno de los impulsores de la creación del Día Internacional del Jazz —el 30 de abril— el género, "por un lado, puede reflejar las luchas y confusiones del momento, pero por el otro también da una sensación de esperanza por el futuro".

Si Federico García Lorca considera que "las únicas cosas que Estados Unidos ha dado al mundo son los rascacielos, el jazz y los cócteles", Haruki Murakami declara que "jamás había escuchado una música tan sorprendente, así que me volví un fanático del jazz y más tarde un escritor al que el jazz le enseñó todo".

Si el saxofonista Steve Lacy propone que "el jazz es como el vino: cuando es nuevo, es solo para expertos; pero cuando envejece, todo el mundo lo quiere", George Gershwin advierte que "en cierto modo, la vida es como el jazz... es mejor cuando improvisas".

En Rayuela, Julio Cortázar sostiene que el jazz "es inevitable, es la lluvia y el pan y la sal, algo absolutamente indiferente a los ritos nacionales, a las tradiciones inviolables, al idioma y al folklore: una nube sin fronteras, un espía del aire y del agua, una forma arquetípica...".

Músicos y promotores mexicanos, dicen a MILENIO lo que para ellos significa el jazz.

Aarón Cruz, contrabajista y bajista: Es lo inasible; es pensamiento en acción; es lidiar con todos los aspectos de la vida en el instante en que se crea.

David Sánchez, contrabajista: Es una forma de expresar lo que no se puede con palabras. Es como cuando conoces el verdadero amor: no existen palabras que alcancen para definir el concepto.

Gabriel González, bajista: Es un reto constante, desarrollo infinito, música presente con un pasado apasionante; es fusión viva con ritmos sincopados.

Germán Palomares, gerente de Horizonte Jazz: Es un universo. El jazz permite que se le examine con un telescopio o con un microscopio, según sea el interés y el conocimiento de quien escucha. El jazz tiene algo para todos, de tal manera que quien se dice ajeno al género se sorprendería de tantas cosas que tiene para cada gusto particular. Y los que decimos amarlo, encontramos, a veces, cosas que son imposibles de resistir. Es, en todas sus formas, un lenguaje que reconocemos, aunque no sepamos definirlo.

Javier Reséndiz, pianista: Es equilibrio entre libertad y forma; atrevimiento y conexión; estudiar y disfrutar del pasado y reinventar el presente; intuición y lenguaje; material y espacio; expresar y escuchar; composición e improvisación; contar una historia, expresar y gozar.

Juan Alzate, saxofonista: La forma musical con la cual he podido expresarme y manifestarme a plenitud.

Marcos Miranda, multinstrumentista: Ayer: un virus que todo lo contagió, el virus de la libertad. Hoy: una música y actitud políticamente correcta y conservadora. Mañana: cosa de academia, museos, un recuerdo de la posibilidad de libertad. Ese futuro empezó con la declaración oficial del Día Mundial del Jazz.

Mili Bermejo, cantante: Es el lenguaje que tuve la suerte de encontrar, investigar y aprender, que liberó mi creatividad y continua retándome. Me mantiene viva y alerta.

Remi Álvarez, saxofonista: ¿Cómo definir una música que evoluciona sin cesar, que se crea espontáneamente a cada instante? Creatividad, intuición, ritmo, improvisación, conocimiento, historia, poesía, arte, música. En pocas palabras: Body'n' Soul.

Tino Contreras, baterista: La música es el viaje etéreo en el que cada día encontramos una razón para vivir. Ser músico de jazz implica que vivas de esta música, que
tengas una historia que contar, que tomes tu instrumento y con él le digas a la gente: ésta es mi historia, yo toco lo que siento y lo que vivo. Esta es mi música.

Verónica Ituarte, cantante: Sigue siendo mi espejo: refleja todo lo que imagino que soy o que podría ser, aquello que no me es tan evidente hasta que lo escucho. A veces escucho un jazz que, para mí, ha perdido corazón. Otras veces el jazz me habla de su eterna búsqueda de innovación y experimentación. A veces encuentra el verdadero mensaje, el alma y de ahí, la forma.

Para concluir podemos parafrasear un poema de Gustavo Adolfo Bécquer, "¿Qué es poesía?":

¿Qué es jazz? —dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¡Qué es jazz! ¿Y tú me lo preguntas?

Jazz... eres tú.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.