"Esto no es amor" disecciona la relación violenta en pareja

En esta nueva obra, la escritora originaria de Canadá busca relatar, entender y denunciar las agresiones en el noviazgo o matrimonio.
La autora.
La autora. (Selene Velasco)

México

La violencia que ocurre entre las parejas adolescentes  —aunque también en las no tan jóvenes— resulta alarmante si consideramos que un 60 por ciento de quienes las integran la han denunciado durante su relación. Esas cifras pueden empeorar si se considera el número de quienes no lo hacen.

Ese fue el motivo por el cual Christel Guczka (Canadá, 1976), escribió Esto no es amor. Una novela de violencia (Ediciones B, 2014) en la que relata, a través de su personaje Elena, las fases que se viven en una relación violenta y que son, lamentablemente, más comunes de lo que se puede asimilar.

Guczka explica, en entrevista con MILENIO, que en su obra literaria, de una forma que no resulta agresiva, trata la violencia, una espiral de temas “difíciles y crudos” como el maltrato en todos los niveles, el proceso de duelo luego de una pérdida, el suicidio  y el valor de la familia.

A través de un viaje, que es físico pero también espiritual, nos invita a ponernos en los zapatos de Elena. Así conoceremos a personajes, que al menos en la ficción, ayudan a superar una enorme pérdida a través de la sensibilidad.

Liza era lo opuesto a su hermana Elena: la niña que no temía nada de la vida, al menos hasta su adolescencia, cuando empieza a conocer ese sentimiento del que muchos hablan y del que cada quien tiene su versión.

Elena, la hermana pequeña y que admiraba la luz que veía en su hermana, no puede creer cómo esa llama de vida se apaga en un instante y, aún peor, sin una clara explicación de cómo ocurrió. Por ello sigue las pistas en el lugar menos imaginado.

Resulta peculiar la narración del libro, cuyo objetivo es que el lector conozca a los personajes desde diferentes perspectivas y que incluye, desde sus primeras páginas, unas hojas que forman parte del diario de la hermana de Elena, gracias a los que descubre la verdadera razón de la muerte de Liza.

La propuesta de Guczka es que quien tome el libro y se adentre en sus páginas, identifique de primera mano, con la narración del personaje, la violencia que sufre y que, a través de ese testimonio, pueda las etapas de enamoramiento. Pero también puede conocer la justificación de actos violentos bajo el estandarte del amor, hasta tocar fondo cuando ocurren los golpes que pueden derivar, incluso, en un asesinato.

Un mensaje que Esto no es amor le deja al público es que la vida es como cada quien la decida, ya que uno mismo es quien construye el rumbo y el final que quiere.

Guczka hace “una invitación clara a darle un giro a todo tipo de mitos y al mismo tiempo ayudar a detectar situaciones de alerta para que aprendamos a poner límites y a decir no, pero a tiempo”.

Un elemento fundamental en la historia, que su autora define como “un grito a la vida”, es el perdón, no solo hacia otra persona sino a uno mismo. Es así  como también podemos descubrir si en una relación de pareja estamos en la situación de víctima o de verdugo.