Alumnos mexicanos visitarán la NASA, Google y Facebook

Tres adolescentes viajarán a Estados Unidos tras ganar el concurso de monólogos Locos por la Ciencia, organizado por Fundación Telefónica.
Jessica Morales, de 14 años, Irazú Alamilla, de 16, y Esteban Reyes, de 15.
Jessica Morales, de 14 años, Irazú Alamilla, de 16, y Esteban Reyes, de 15. (Especial)

México

A finales de julio los ganadores del concurso Locos por Ciencia visitarán durante una semana las instalaciones de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por su sigla en inglés), además de ir a las oficinas de las empresas Google y Facebook, situación que aseguran será determinante para su futuro, ya que les ayudará a decidir qué carrera quieren estudiar.

Pero a pesar de los esfuerzos que hay en México para incentivar las vocaciones científicas, hace falta que las instituciones educativas den más apoyo a los jóvenes interesados en esos temas y que buscan emprender proyectos dentro de la aeronáutica, señalaron los tres ganadores del concurso de monólogos organizado por la Fundación Telefónica.

“Como país tenemos mucho potencial en temas científicos, tenemos a los mejores astrofísicos, biólogos y químicos, pero hace falta sembrar y cultivar esa semilla para que los jóvenes se sigan interesando en el tema”, aseguró Esteban Reyes Moreno, estudiante de la Escuela Técnica número 99 de la Ciudad de México.

Irazú Alamilla, de la Secundaria 332 Bicentenario de la Independencia, y Jessica Morales, de la Escuela Técnica 83 Ignacio Zaragoza Seguín, coincidieron al señalar que se reconoce más a los hombres en el ámbito científico, a pesar de que las mujeres también tienen ganas de sobresalir e innovar en la materia.

“La ciencia es para todos, no debe haber un género, posición socioeconómica o edad para aprenderla, entenderla y amarla”, señalaron.

En ese sentido, Mónica Torres, coordinadora corporativa de Fundación Telefónica en México, dijo que el hecho de que cada vez más niñas estén interesadas en la ciencia es fundamental para que las instituciones y las empresas se den cuenta de la necesidad que hay de abrir espacios a los talentos nacionales y que exista la equidad en género.

Los estudiantes agradecieron a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al Instituto Politécnico Nacional (IPN) y a la Universidad Autónoma de México (UAM) por el apoyo que brindan a los jóvenes científicos para presentar sus proyectos en otros países; sin embargo, exhortaron a los mexicanos a llegar a sus metas.

Vocaciones

El viaje ayudará a estos jóvenes a definir su rumbo profesional. “Yo quisiera ser actriz, amo la actuación, pero la ciencia también me apasiona demasiado. Este viaje que haremos en realidad me confunde sobre lo que quiero estudiar, pero sé que es decisivo, ahí se definirá todo”, señaló Irazú Alamilla, de 16 años.

El recorrido por las instalaciones de las empresas será posible gracias al apoyo de la Fundación Telefónica, Big Bang, Robotics y Científicos sobre ruedas, quienes invertirán alrededor de 3 mil 500 dólares por cada uno de los ganadores, incluyendo su gestión de pasaporte y visa.

Un objetivo del concurso Locos por la Ciencia es “enseñar a enseñar, pues a veces los profesores hacen que la materia sea aburrida y complicada, nuestra misión es que la ciencia no sea cuadrada”, señaló Diego Sánchez, especialista en temas educativos.

En la primera edición en México de dicha competencia solo participaron estudiantes de secundaria y nivel medio superior de  algunas  escuelas seleccionadas por la Secretaría de Educación Pública en la Ciudad de México. En total el número de participantes fue de mil 200 estudiantes, de los cuales  se recibieron 30 monólogos para escoger a los tres ganadores.

La final de la competencia fue realizada el 4 de octubre de 2016 en el Centro de Cultura Digital de Ciudad de México. Los ganadores elaboraron un monólogo de tema libre, pero que tenía la única condición de estar relacionado con la ciencia. Irazú Alamilla presentó “Receta Familiar”, Jessica Morales participó con “El amor (bioquímicamente hablando)” y Esteban Reyes con “La imagen del infinito”.