• Regístrate
Estás leyendo: Alí Chumacero, parte de las letras doradas del país
Comparte esta noticia

Alí Chumacero, parte de las letras doradas del país

El programa para evocar al escritor nayarita incluye 20 actividades que se desarrollarán en 7 ciudades del país; iniciaron anoche en la Biblioteca de México.
Publicidad
Publicidad

El próximo 9 de julio se conmemora el centenario del nacimiento de Alí Chumacero, editor, ensayista, crítico literario y poeta, quien, a pesar de solo haber publicado tres libros en vida, “forma parte de las letras doradas de la literatura mexicana en el siglo XX”.

Eso comentó Geney Beltrán Félix, coordinador nacional de Literatura del INBA, al hablar acerca del programa que se tiene preparado para festejar la fecha, conformado por unas 20 actividades en siete ciudades, entre mesas redondas, presentaciones de libros, exposiciones, con la intención de involucrar a las ciudades que fueron importante en la vida del poeta, como Acaponeta, Guadalajara y Ciudad de México.

“Hay una vigencia de su obra poética, pero también de sus estudios literarios: hemos buscado reflejar esa diversidad de acercamientos en las diferentes actividades que tendremos, sobre todo con el énfasis de poner a las voces más autorizadas en la obra de Chumacero, en la búsqueda de nuevos lectores de su poesía, con el propósito de que las actividades sirvan para que el conocimiento especializado llegue a los lectores de a pie”.

Con el título “Miro nacer la tempestad. A cien años de Alí Chumacero”, se ofrecerá un acercamiento a las facetas que definieron la vida y la obra del nayarita, no solo en la parte de la creación poética, sino incluso de su trabajo editorial, en particular en el Fondo de Cultura Económica (FCE).

“En primer término está el poeta, autor de solo tres libros, pero que con eso resultó suficiente para colocarse como esa figura bisagra después del grupo de Contemporáneos, contemporáneo él mismo de la generación de Taller, de Octavio Paz y Efraín Huerta.

“La segunda faceta, poco conocida, es la del ensayista y crítico literario, que desarrolló entre los años 40 y 60, recopilada en el libro Los momentos críticos; esta parte se relaciona con su tercera faceta como editor en el FCE, en algunas revistas de los años 40. Ésta es la que de manera más constante desarrolló Chumacero”, según Beltrán.

INTIMIDAD

Además de ser el autor de innumerables textos de contraportada de publicaciones del FCE, también se convirtió —junto con Arnaldo Orfila Reynal y Joaquín Díez-Canedo Manteca— en uno de los pilares de esa época del sello, sobre todo en los años 50, cuando, sin nombramiento alguno, se volvió responsable de la colección Letras Mexicanas, “y él mismo estuvo detrás de la edición de varios autores muy importantes, como Xavier Villaurrutia y Mariano Azuela.

“Es un autor que, así como se relaciona con el magisterio de Los Contemporáneos, también es heredero de la generación española del 27; esta afinidad temporal con la generación de Taller es equívoca, porque a diferencia de Paz o de Huerta, la generación de Tierra Nueva, a la que perteneció Alí, es más bien de signo apolítico: son poetas un tanto más intimistas, estudiosos, humanistas, que no comparten de manera explícita en su escritura lírica esa preocupación social”, destacó Beltrán.

En un programa que vincula los esfuerzos de diferentes instituciones, la evocación de Chumacero se inició anoche, en la Biblioteca de México, en una ceremonia encabezada por la Academia Mexicana de la Lengua. Si bien hay un énfasis en las diferentes facetas que definieron su obra, la poética tiene un papel central en la conmemoración.

“En Alí Chumacero hay un signo de una poesía doliente, tirada hacia lo trágico, muy introspectiva, de una voz que habla hacia adentro, y que tiene una visión sobre la existencia humana regida por la pérdida, por la incertidumbre, por la orfandad, lo que lo hace mucho más cercano a generaciones posteriores de poetas mexicanos, quienes buscaron una expresión desde la intimidad de las emociones y de las pasiones. Esa es una de las características más importantes de su poesía”.

La intención del programa conmemorativo no solo es rendir homenaje a los tres libros de Chumacero —Páramo de sueños, Imágenes desterradas y Palabras en reposo—, sino que un mayor número de lectores se acerquen a su labor, que siempre estuvo al lado del libro.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.