El alcohol, más letal que sida, tuberculosis y violencia juntos: OMS

Causa la muerte de 3.3 millones de personas al año; según el organismo, ningún país está exento de que represente un problema de salud pública.
El promedio mundial de ingesta por individuo mayor de 15 años es de 6.2 litros anuales.
El promedio mundial de ingesta por individuo mayor de 15 años es de 6.2 litros anuales. (Jorge Carballo)

Ginebra

El alcohol mata cada año a 3.3 millones de personas en el mundo, una cifra superior a las muertes por sida, tuberculosis y violencia juntas, advirtió ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS), que alerta de un empeoramiento de la situación.

Una de cada 20 personas fallecidas a escala global muere por alguna de las más de 200 enfermedades vinculadas con el alcohol, según un informe de la OMS publicado ayer, el cual destaca que “ninguna región y ningún país” están exentos de que este fenómeno represente un problema de salud pública.

Además, 5.9 por ciento de los fallecimientos (7.6% en hombres y 4% en mujeres) ocurre a causa de enfermedades infecciosas, accidentes viales, heridas, homicidios, enfermedades cardiovasculares o diabetes, entre otros, que tienen alguna relación directa con el consumo de alcohol.

“Esto significa una muerte cada diez segundos”, afirmó el doctor Shekhar Saxena, director del Departamento de Salud Mental y Abuso de Substancias Psicoactivas de la OMS, durante una conferencia de prensa.

En 2012 el uso nocivo de alcohol mató a 3.3 millones, frente a los 2.5 millones en 2005, según esta agencia de la ONU, que precisa sin embargo que las dos cifras no son realmente comparables ya que el método de cálculo ha variado, así como la población mundial y las causas de mortalidad.

Aun así, la OMS lamentó la falta de acción de las autoridades de cada nación durante este periodo, principalmente en materia de prevención.

“El informe muestra claramente que no hay lugar para la complacencia cuando se trata de reducir el uso nocivo del alcohol... Aún queda mucho por hacer para proteger a la población de las consecuencias negativas para la salud”, agregó Saxena.

El organismo pronostica que la situación empeorará a medida que los países más poblados del mundo aumenten su nivel de vida, sobre todo en India y China, mientras que en América, Europa y África el consumo se mantiene.

Según el informe, en 2010 los mayores consumidores de alcohol fueron Rusia, los países de Europa del Este, Portugal, la mayoría de países de la Unión Europea, Canadá, Australia y Sudáfrica.

Cifras de la ingesta

En 2012, la ingesta mundial equivalía a 6.2 litros de alcohol puro por persona mayor de 15 años, y 25% de este consumo escapa al control de las autoridades, un porcentaje que se eleva en países donde el alcohol está prohibido o mal visto por la sociedad, como en la zona oriental del Mediterráneo o el sureste de Asia.

Según el informe, la mitad del consumo oficial de alcohol en el mundo se realiza en forma de licores, seguidos por la cerveza (34.8%) y el vino (8%), mientras que 48% de la población mundial nunca ha probado el alcohol.

Asimismo, 11.7% de los jóvenes de entre 15 y 19 años tiene borracheras puntuales —más de cuatro copas de alcohol de alta graduación en un lapso de tiempo corto— frente a 7.5% entre la población mayor de 19 años. La OMS expresó su preocupación frente al aumento de estas “borracheras rápidas”, especialmente en los países ricos.

No obstante, el organismo sanitario de la ONU se niega a dar recomendaciones sobre el límite aceptable de consumo de alcohol, ya que éste depende del modo de consumo y del estado de salud de cada persona.

Para el doctor Saxena, aunque“ ninguna cantidad de alcohol que se consume es completamente inofensiva”, el consumo moderado puede ser benéfico para la salud en el ámbito cardiovascular, pero los daños causados por esas bebidas de manera general son mucho más importantes.

• • •

Fallece creador de vacuna contra la lepra

El médico y científico venezolano Jacinto Convit, creador de la vacuna contra la lepra y uno de los investigadores más relevantes en el estudio de enfermedades tropicales, falleció ayer en Caracas a los 100 años de edad.

El científico nació el 11 de septiembre de 1913 en la capital venezolana, según informó a través de su sitio web la Fundación Jacinto Convit, que no precisó las causas del deceso.

Convit, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1987 y postulado al Nobel de Medicina en 1988, creó una vacuna para prevenir y curar la lepra, estudio que sirvió de base para crear una inmunoterapia de la leishmaniasis, y trabajó en el estudio de otras enfermedades como el mal de Chagas, la oncocercosis y la micosis.

Declarado Héroe de Salud Pública por la Organización Panamericana de la Salud, ejerció la cátedra de Enfermedades Tropicales en la Universidad de Stanford como profesor invitado y ocupó un puesto similar durante un año en el Hospital Jackson Memorial de la Universidad de Miami, en Estados Unidos.

A su regreso a Venezuela fundó el Instituto de Biomedicina y “durante toda su carrera como médico nunca cobró a sus pacientes”, indicó la fundación.

EFE/Caracas

• • •