• Regístrate
Estás leyendo: “Al Premio Nobel se le da demasiada importancia”
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 02:07 Hoy

“Al Premio Nobel se le da demasiada importancia”

Lo relevante de mi oficio es la posibilidad de revelar cómo es el mundo; la literatura que habla sobre sí misma me aburre, señala el escritor español.

Publicidad
Publicidad

Jesús Alejo Santiago

Más de tres décadas han transcurrido desde que empezaron a aparecer los libros de Antonio Muñoz Molina: ya había experimentado el periodismo, pero en la literatura halló los ingredientes necesarios para hacerse de un oficio, la escritura, hasta llegar a ser un académico de la Real Academia Española y obtener el Premio Príncipe de Asturias.

“La experiencia te cambia, como los libros que has escrito y los que has ido leyendo. En mi caso el cambio fundamental ha sido la conciencia del valor que tiene para mí la literatura, la entrega a ella como algo ajeno a cualquier otro interés”, comentó ayer.

Cuanto más tiempo pasa, más le gusta el oficio, que se compone de sentarse frente a la computadora o la máquina de escribir, pero en especial de ir por la calle observando a su alrededor, prestando atención a los sonidos que se encuentran ahí.

“Es el oficio de percibir el mundo como es, de percibir la riqueza, lo complejo… más allá de lo literario. Hay una cosa que me cansa mucho: la literatura sobre la literatura, que solo se refiere a sí misma. Para mí lo que tiene más importancia es la posibilidad de dar cuenta cómo es el mundo de verdad, cómo puede percibirse”.

Muñoz Molina obtuvo en 2015 el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska por su obra Como la sombra que se va. No pudo estar en la ceremonia, una deuda que vino a saldar ahora como uno de los protagonistas de la edición 16 de la Feria Internacional del Libro del Zócalo, que inició ayer.

“Lo que me interesa del arte y de la literatura es el hecho de que te enseñen a mirar. Esa es mi ambición, y lo que ha cambiado es que me he vuelto más radical en ese sentido: sé exactamente qué es lo que me gusta y también he aprendido que todo lo demás me da igual, no me importa mucho. Tengo una especie de libertad interior que antes no tenía”.

Los reconocimientos

“A los premios, en general, se les da demasiada importancia, incluido el Nobel. Mi idea de los premios es completamente práctica, porque no me pregunto si los artistas o los escritores se merecen un reconocimiento: la única grandeza que tiene un premio es la categoría o falta de ella de quien lo recibe”, aseguró el académico español, quien en 2013 recibió el Premio Príncipe de Asturias.

Continuó: “Al Nobel le veo un sentido práctico: nos ha ayudado a descubrir escritores muy importantes que, de otro modo, no hubiéramos podido leer o no habrían encontrado tantos lectores, pero creo que nadie necesita el Nobel para ser lo que es”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.