Mexiac: Queremos un país protector, no una dictadura de corruptos

Durante el homenaje que se le rindió en el IPN a propósito de la inauguración de la exposición Adolfo Mexiac. Homenaje, el artista dijo que los mexicanos merecen "un país protector de sus ...

Ciudad de México

La corrupción que existe en México es reprobable, sobre todo viniendo de autoridades pertenecientes al gobierno. Eso no se puede aceptar, dijo a MILENIO el artista plástico Adolfo Mexiac, quien a sus 89 años recibió un homenaje en el Centro Cultural Jaime Torres Bodet del Instituto Politécnico Nacional (IPN), en Zacatenco, a propósito del 80 aniversario de esta institución.



En entrevista, el creador del icónico grabado La libertad de expresión —que hizo suyo el movimiento estudiantil de 1968—, cuestionó que “las autoridades gubernamentales deben de estar para ayudar y proteger a los habitantes, no para extorsionarlos”.

Así de contundente se mostró el artista michoacano, quien habló por la mayoría de los mexicanos: “queremos otro país, un país protector de sus habitantes, respetuoso de los derechos de todos y no una dictadura dirigida por militares o políticos corruptos o burguesías nacionales”.
[La libertad de expresión, de Adolfo Mexiac]

Ante un auditorio que se dio cita para participar en este reconocimiento —que se realizó a propósito de la inauguración de la exposición retrospectiva Adolfo Mexiac. Homenaje, conformada por 200 obras—, el artista dijo, con voz pausada pero firme, que en el siglo pasado México tenía una política internacional muy respetada por sus actuaciones en conflictos mundiales, como fue el caso de Abisinia —hoy Etiopía— atacada por fascistas, España, Argentina y Chile. 

Las fuerzas policiacas de gobierno y el Ejército que llevan a cabo desapariciones forzadas, ejecuciones sumarias, asesinatos y se llegan a confundir con las autoridades del orden: Mexiac


“Hoy México está sometido a las políticas del imperio norteamericano y su prestigio está por los suelos, y sumado esto a la corrupción imperante y al no respeto de los Derechos Humanos, ya que las fuerzas gubernamentales policiacas y del Ejército llevan a cabo desapariciones forzadas, ejecuciones sumarias, asesinatos en colusión con los criminales carteles de la droga se llegan a confundir con las mismas autoridades del orden”, dijo el también miembro del Taller de Gráfica Popular.

Mexiac expresó que quiere “un país donde se estudie con libertad y se apoyen todas las expresiones de las distintas artes, ya que las huellas culturales son verdaderamente perdurables y las que les han dado imagen positiva los pueblos. Hermanemos al arte y la tecnología ¡que viva la libertad de expresión! ¡Que viva el Politécnico”.


El espíritu politécnico

Portando la chamarra en color blanco y guinda del Instituto Politécnico Nacional que le obsequió la institución, Mexiac agradeció el homenaje y la exposición retrospectiva que se le rindió.

Sin perder su espíritu crítico, el creador dijo que estar en las instalaciones del IPN en Zacatenco le trae muy gratos recuerdos, debido a que vivió muchos años en la colonia Industrial y, en consecuencia, sus amigos eran jóvenes politécnicos, pese a que él estudiaba en La Esmeralda.

Relató que desde principio de los años 50 solía ir de excusión y recorrer ríos subterráneos con un grupo que se llamaba “Club de los excursionistas del Instituto Politécnico Nacional”. Esa relación continuó cuando trabajó en el Instituto Nacional Indigenista porque tuvo como compañeros a excelentes médicos de esta institución. Su vínculo con el IPN se reactivó cuando en el estado de Chiapas utilizó  las pinturas que David Alfaro Siqueiros experimentó en el Politécnico.

Acompañado de su esposa Paty, de los investigadores Miguel Ángel Berúmen, Guillermina Guadarrama y Octavio Fernández, quienes hablaron de los atributos de la obra del artista, Adolfo Mexiac le regaló al director del IPN, Enrique Fernández, su famosa obra La libertad de expresión que realizó en 1954.
 
[Adolfo Mexiac le regaló al director del IPN, Enrique Fernández, su famosa obra La libertad de expresión]


ASS