• Regístrate
Estás leyendo: “Acto poético, mantener nombres de desaparecidos”
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 19:14 Hoy

“Acto poético, mantener nombres de desaparecidos”

El poeta uruguayo participará en el Encuentro Internacional de Escritores; compara el terrorismo de Estado ejercido en Sudamérica con caso Ayotzinapa.

Publicidad
Publicidad

Gustavo Mendoza Lemus

Rafael Courtoisie evoca a la silla del gran cerro que identifica cada que viene a Monterrey para hablar de literatura.

El poeta uruguayo forma parte de los invitados al Encuentro Internacional de Escritores, y lo hace presentando dos libros: Tiranos temblad Antología 2004-2010 , una reedición por Posdata Editores-UANL; y Diario de un clavo, de Candor Ediciones.

En entrevista con MILENIO Monterrey aborda el tema de la literatura y la visión como extranjero, así como la problemática latinoamericana del desaparecido su memoria.

Ambos libros se presentarán mañana en la Casa Universitaria del Libro a las 19:00.

“Tiranos temblad” ya tuvo un importante reconocimiento, ¿cómo te reencuentras con esta obra?

Es una obra editada de una manera hermosa. Ahí se reúne la poesía en prosa hasta el año 2010, entonces para mí es muy representativo el hecho de que ahora se presente y se lance con otro libro, con el cual dialoga, entonces no es cerrar un ciclo, sino es terminar uno y abrir otro.

Cuando le puse el título a Tiranos temblad lo tomé pensando en el Himno Nacional de Uruguay, porque tiene una estrofa que así dice. En la dictadura militar, la gente no cantaba el himno, pero sí entonaba tres veces esa estrofa.

Uno de los temas del Encuentro Internacional de Escritores es “escribir desde el extranjero”. Tú has viajado mucho, ¿qué sería el extranjero para un poeta?

Antes de recorrer Latinoamérica, hace más 30 años, sentía que podría ser extranjero un país vecino, pero ahora creo que cuando uno viaja a un país distinto, o de una región a otra dentro de Latinoamérica, no sale de su país grande. Quizás sale de su región y encuentra novedades y diferencias enormes, pero éstas se producen dentro de una unidad, y eso es Latinoamérica: la heterodoxia.

¿Cómo abordar la figura del desaparecido desde la poesía?

Lo terrible del desaparecido es que en la década de los 70 u 80 hubo una significación que respondía al terrorismo de Estado, ejercido en Uruguay, Argentina y Chile a partir de las dictaduras. Ha habido una vuelta de tuerca, se está construyendo una democracia en América Latina y sigue habiendo desaparecidos.

Lo que pasó en Ayotzinapa, en México, conmovió al mundo; cuando pasó sentía que ésos desaparecidos tenían una relación directa con aquellos de la década de los 70, pero que había una perversidad aún añadida, aún cuando uno creía que lo había visto todo.

¿Qué importancia tiene que al desaparecido se le recuerde por su nombre?

Mantener los nombres es un acto poético.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.