Acólitos de la Catedral Metropolitana usarán cámaras en la cabeza

Difundirán en las redes sociales de internet cómo ve la celebración un servidor del altar, con el objetivo de atraer jóvenes a la labor eclesial.
También toman video del acercamiento que tiene el cardenal Norberto Rivera con los fieles al final de la ceremonia eucarística.
También toman video del acercamiento que tiene el cardenal Norberto Rivera con los fieles al final de la ceremonia eucarística. (Mónica González)

México

Los acólitos de la Catedral Metropolitana ahora van a grabar las misas del cardenal Norberto Rivera Carrera con una cámara colocada en la cabeza, con el objetivo difundir a través de las redes sociales de internet cómo ve la celebración un servidor del altar —como se les llama— y de esta forma atraer a más jóvenes para que realicen esa labor eclesial.

Los jóvenes que integran el grupo de acólitos de la catedral, ante la necesidad de contar con un mayor número de ellos que ayuden a las misas, propuso al cardenal Rivera Carrera que les permitiera dar a conocer a los fieles cómo observan ellos las misas.

Alfredo Mateos, quien coordina a los acólitos, explicó en entrevista con MILENIO que grabar la misa es solo una de las actividades que han creado para atraer a los jóvenes a participar en el servicio al altar

Otra iniciativa es el perfil de Facebook “Servidores del Altar Catedral Metropolitana de México”, en el que subieron una foto de ellos con el cardenal Norberto Rivera Carrera, así como algunas de sus participaciones en las ceremonias religiosas.

“Muchos jóvenes quieren participar y no saben cómo, solo necesitan una ayudadita para animarse. Además, lo único que se requiere es querer participar y comprometerse”, puntualizó el acólito Jorge Luna López.

Explicó que los servidores del altar no necesariamente tienen que ser feligreses de la catedral, “algunos vienen de otros templos”.

Luna López, por ejemplo, asiste al de San Juanita, de la tercera vicaría, que está en la delegación Venustiano Carranza, pero señaló que va a la catedral porque “me gusta la espiritualidad que hay ahí, además de que trabajamos en equipo y recibimos el apoyo de los canónigos”.

El cardenal Rivera Carrera dio su visto bueno a la iniciativa, pues dijo que la Iglesia católica pretende integrar más a la juventud en las labores eclesiásticas.

El primer registro

El domingo 1 de marzo fue la primera ocasión en que los jóvenes grabaron la misa. La cita fue a las 10:30 y, antes del inicio de la ceremonia de las 12:00 horas que preside el cardenal, los acólitos se prepararon para empezar a grabar los ritos desde el momento en que ayudaron a Rivera Carrera a ponerse su sotana y ornamentos, hasta el final de la eucaristía.

También registraron desde el momento en el que salieron de la Sacristía hasta que el cardenal llegó al altar.

En la procesión apoyaron con los ciriales —dos cirios que van a los costados— y con la Cruz Alta, posteriormente en el altar ayudaron a pasar los objetos que se encuentran en la credencia, que es la mesa lateral que se coloca a la derecha y en la que se encuentra el cáliz, el corporal, el purificador, los copones y las vinajeras con vono y agua.

Después de grabar toda la misa y, al final de ésta, el acercamiento que tiene con los fieles el también arzobispo primado de México, capturando en video cómo saluda y bendice a los niños e imágenes que le llevan.

El equipo

Mateos detalló que actualmente son 12 los jóvenes en ese servicio. Cada domingo el primer grupo permanece en la Catedral de México desde las 10:30 horas que es su primer servicio, hasta las 15:30 horas, después de la comida, cuando llega el segundo grupo, el cual se queda hasta que concluye la última celebración religiosa a las 8:00 de la noche.

Luna López, de 18 años, que quiere ser sacerdote y planea ingresar al seminario al concluir la preparatoria, comentó que los acólitos de Catedral Metropolitana tienen entre 12 y 25 años; la mayoría son estudiantes, uno cursa la licenciatura en medicina y otro es maestro.

Luna López dio a conocer que a los servidores del altar se les prepara para asistir en las ceremonias eucarísticas de la catedral, para lo que se les dan pláticas a fin de formarlos espiritual y teológicamente.

Estas son una vez al mes y están a cargo del responsable de la liturgia de la catedral, el canónigo Ricardo Valenzuela.

Además, con el propósito de integrarse como grupo, cada mes se reúnen para ir algún parque como Los Dínamos o Six Flags, además de que también visitan museos.