Academias de la Lengua homenajean a Borges

El argentino entra a la colección en la que ya están Cervantes, García Márquez, Fuentes y Vargas Llosa.
El autor de "El Aleph".
El autor de "El Aleph". (© Sara Facio)

México

La Real Academia Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española anunciaron la publicación de Borges esencial, un homenaje al autor argentino por los 30 años de su muerte, que se cumplieron el año pasado. El volumen incluye los dos títulos fundamentales del escritor, Ficciones y El Aleph, además de una selección de poemas y ensayos.

La antología fue preparada por José Luis Moure, presidente de la Academia Argentina de Letras, y aborda los temas habituales dl autor: los espejos, el infinito, el tiempo, la muerte, la germanística, el lenguaje, la patria y los poetas.

“Esta selección se adentra en lo más significativo de la obra de Borges, desde el sorprendente mundo nacido en Ficciones, donde las palabras, ideas y reflexiones multiplican sus significados, pasando por una recopilación de sus sabios e inteligentes libros de ensayos”, señalan las academias en la presentación.

Aceptan que el libro incluye textos quizá repetitivos, variaciones, reelaboraciones y simetrías sobre un mismo tema, pero recuerdan lo que el mismo autor decía sobre el tema: “No puede haber sino borradores. El concepto de texto definitivo no corresponde sino a la religión o al cansancio”.

El libro contiene 10 estudios complementarios a cargo de Moure y académicos como Teodosio Fernández, Alberto Giordano, Darío González, Nora Catelli, Jorge Panesi, Juan Pablo Canala, Noé Jitrik, Santiago Sylvester y Graciela Tomassini.

Teodosio Fernández, integrante de la Academia Chilena de la Lengua, señala: “Más de una vez he sentido que la casi infinita literatura estaba en ese escritor argentino atraído por otras músicas, pero cuyo destino fue la lengua castellana, el bronce de Francisco de Quevedo.

Lee aquí un adelanto de Borges esencial 

“El idioma —decía el propio Borges— no es solo un instrumento sino una tradición y un destino”. Esa era su explicación. “Bienaventurados los lectores que podemos compartir con él ese destino y esa tradición”, añade  el académico chileno. 

Darío González se refiere al fracaso de reconstruir, aunque sea parcialmente, aquello que por error o por facilidad podría llamarse la filosofía de Borges.

No hay tal, dice: “Hablar de eso sería perder de vista lo más importante: el momento decisivo del encuentro con esas ideas, aquel en el que un autor contempla con asombro ciertos temas y procedimientos filosóficos sin llegar todavía a apropiárselos, sin reconocerse a sí mismo en ellos”.

Jitrik hace referencia a la “entidad conocida como Borges”, que es tanto como contemplar una esfera perfecta, y sostiene que releerlo será siempre como internarse en un territorio que no tiene fin.

Santiago Sylvester asegura que Borges legó a la literatura de su país (y del mundo) el concepto de “poesía de pensamiento”, es decir, aquella que “que se concibe a sí misma como medio para pensar” y rehúye tratar “sentimentalmente los asuntos sentimentales”.

Esta aportación, dice, es tan importante como la poesía volcánica de Neruda o la vanguardia surgida de los manifiestos franceses.

A cuatro manos

Nora Catelli destaca la literatura que el argentino realizó a cuatro manos con autores como Adolfo Bioy Casares. Recuerda que esa colaboración es tan importante como la complicidad que hubo entre Ezra Pound y T. S. Elliot, o la labor de Maxwell Perkins “sometiendo a un formato aceptable la torrencial narrativa de Thomas Wolfe o mejorando las debilidades constructivas en las novelas de Francis Scott Fitzgerlad”.

En tanto, Juan Pablo Canala comenta la manía perfeccionista de Borges, y recuerda cómo el escritor se defendía de la crítica y del arte de injuriar de su tiempo:

“En su cenáculo de la calle Victoria, el escritor —llamémoslo así— Alberto Hidalgo señaló mi costumbre de escribir la misma página dos veces, con variaciones mínimas. Lamento haberle contestado que él era no menos binario, salvo que en su caso particular la versión primera era de otro”.

El libro, que será distribuido simultáneamente en España y América por Alfaguara, contiene imágenes de manuscritos de Borges que aportan una visión sobre su arquitectura narrativa.

Su presentación está programada para el próximo jueves en la RAE (España) y se prevé que llegue a México en julio.