Abdiel Vázquez: del Carnegie Hall a Bellas Artes

El pianista mexicano, ganador del  Concurso Internacional de Concierto en Nueva York, tocará en Bellas Artes el sábado 6 de mayo un programa que incluye a Beethoven, Schubert, Chopin y Rachmaninoff.
"Para mí hacer las cosas con autoridad significa estudiar y trabajar con convicción", afirma.
"Para mí hacer las cosas con autoridad significa estudiar y trabajar con convicción", afirma. (Cortesía: Chris Fain)

Ciudad de México

Hace cuatro años, el pianista regiomontano Abdiel Vázquez ganó el Concurso Internacional de Concierto en Nueva York. Su presentación en el Carnegie Hall fue motivo de alabanzas por el crítico Michael Sherwin.

Sherwin escribió que en su interpretación del Concierto romántico, de Manuel M. Ponce, "mostró libertad improvisadora, clímax sonoros y octavas formidables. Con su forma de tocar autoritativa, su cabello ondulado y su apariencia de ídolo de matiné se ganó una ovación entusiasta y un ramo de flores".

TE RECOMENDAMOS: Cinco álbumes para iniciarte en el jazz

Hacer un repertorio es como ser un director de cine que debe ver todas las escenas que filmó para editarlo en una obra de dos horas

Desde Medellín, Colombia, en entrevista telefónica, Vázquez hace referencia a lo anterior: "Para mí hacer las cosas con autoridad significa estudiar y trabajar de tal forma, con tal convicción, que a la hora de mostrar mi interpretación al público ya estoy ciento por ciento convencido de lo que hago, del mensaje que estoy extrayendo de la música y transmitiéndoselo a la gente".

El sábado 6 de mayo a las 19:00, Vázquez se presentará en el Palacio de Bellas Artes con un recital de piano que integra obras que considera representativas de su carrera. El programa incluirá piezas de Ludwig van Beethoven, Franz Schubert, Frédéric Chopin y Serguei Rachmaninoff.

El también director de orquesta asegura que ir conformando un repertorio es uno de los procesos más difíciles en una carrera: "Tal vez es el mismo proceso por el que pasa un director de cine cuando tiene que ver todas las escenas que filmó para seleccionar material únicamente para dos horas. Igual le sucede al curador en un museo: debe elegir las pinturas de un gran maestro para un espacio limitado y dejar fuera varias obras".

En su caso, dice, "tiene que ver en parte con mi momento personal artístico: tocaré obras que, en este momento, son más cercanas a mí o que significan más. También es una especie de festejo de diez años de mi debut en Bellas Artes, por lo que empecé por escoger obras significativas en mi carrera, como la Sonata núm. 23 en fa menor op. 57, Appassionata, de Beethoven, que me llevé a las audiciones en Nueva York".

Vázquez agrega que las piezas cortas del concierto nunca las ha presentado en vivo. "Sin embargo, son piezas que he tocado toda la vida porque son muy íntimas para mí. La decisión de incluirlas en el concierto fue para mostrar ese lado íntimo al público, mostrarme desde la forma más abierta y sincera posible".

Abdiel afirma que radicar en Nueva York ha sido crucial en su carrera: "Creo que es importante, para cualquier persona, hacer lo posible por vivir en otra ciudad, en otra cultura. Eso abre la mente de uno, independientemente de toda la oferta cultural que hay y de la escuela —que era sensacional—. Simplemente conocer personas de otras culturas, mentalidades, ideologías e idiomas, todo eso te sensibiliza, te abre la mente. Al aprender la tolerancia y la aceptación, uno cambia y evoluciona para bien".

El pianista destaca también el ambiente competitivo entre músicos que se vive en Nueva York: "Me parece muy bueno, porque cuando no hay competencia, cuando no hay gente a tu alrededor que te motive, que te empuje, es muy fácil caer en el conformismo y buscar el aplauso fácil".

  


ASS