• Regístrate
Estás leyendo: A subasta, los rostros reales de los héroes de la patria
Comparte esta noticia

A subasta, los rostros reales de los héroes de la patria

Algunos de los protagonistas de la historia independentista, cuando aún vivían, fueron retratados por Juan Francisco Rodríguez quien, al nacer en 1780, conoció a la mayoría.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Los rostros más apegados a la realidad que se hayan realizado de los héroes de la lucha de Independencia fueron elaborados por Juan Francisco Rodríguez, el más célebre artista de la miniatura de cera en México. Estas increíbles representaciones que diseñó hace casi dos siglos en pequeños medallones, salieron a luz en la muestra México 200 años de Historia. La patria es construcción, en Palacio Nacional, en 2010, con motivo de la conmemoración del bicentenario de la Independencia, y ahora están a la venta en Ciudad de México.

Algunos de los protagonistas de la historia independentista, cuando aún vivían, fueron retratados por Rodríguez quien, al nacer en 1780, conoció a la mayoría de ellos.

Rodríguez, quien tenía fama de contar con una excelente memoria para los rostros, fue el primer artista de la miniatura en México en inmortalizar a Nicolás Bravo, Anastasio Bustamante, Antonio López de Santa Anna, Vicente Guerrero y Guadalupe Victoria, entre otros personajes.

Tales efigies, modeladas en cera policromada, representan hasta los más pequeños detalles de la cara de los participantes de la gesta de Independencia.

Este lote de medallones, por su valor histórico, es uno de los más importantes que saldrá a la venta el próximo 6 de septiembre en la Subasta tradicional mexicana de antigüedades de Morton Subastas, aunque a la colección le faltan dos rostros: el de Morelos y el de Hidalgo, que en su momento le fueron robados al coleccionista, explica a MILENIO Mariana Guzmán, catalogadora de antigüedades en Morton Subastas.

Los medallones del siglo XIX que se van a subasta, con un precio de salida de entre 2 y 3 millones de pesos, resultan únicos porque José Francisco Rodríguez, el artista que los diseñó, tenía memoria fotográfica, “por lo que aseguramos que estos medallones pueden ser las versiones más reales de la fisonomía de nuestros personajes históricos”.

Esos rostros son “trascendentes porque las representaciones posteriores, que se conocen de pinturas y litografías, se hicieron inspiradas en la obra de Rodríguez. Hay unos medallones similares en el Castillo de Chapultepec, que son también de su autoría.

Con imágenes basadas en estas miniaturas, agrega la especialista, se imprimió el Álbum Mejicano, publicado en 1843 en Ciudad de México, y en el cual basan todas las imágenes posteriores de estos protagonistas de la guerra de Independencia.

Tradición y gastronomía

Un mural, cuatro pinturas de gran formato y un carruaje, pertenecientes a la colección de José Inés Loredo, las cuales mostraba en su restaurante el Mesón del Caballo Bayo, se podrán a la ventaal en la subasta tradicional mexicana de antigüedades de Morton Subastas, el 6 de septiembre.

Eduardo López Morton, director de consignación de Morton Subastas, indica que siempre hacen una selección de piezas especiales a lo largo del año para ofertar en el mes de septiembre, el mes de la patria.

“Se nos acercó la familia Loredo, que es la gente del Caballo Bayo, restaurante que estaba en Conscripto, y nos dijeron: ‘Tenemos muchas cosas que vender, un mural, un par de retratos y una berlineta, una pequeña carreta’”, relata López Morton.

Al frente del enorme mural de 2.5 por 20 metros, el director de consignación precisa cómo esta obra retrata escenas costumbristas con personajes vestidos a la manera tradicional mexicana, en una tarde en el campo con una deliciosa comida típica, hasta con todo y tortillas hechas al comal.

“El Caballo Bayo fue un lugar emblemático que operó por alrededor de 67 años, impulsando la gastronomía, los charros, los caballos y la cultura mexicana. Era un lugar donde acudían políticos y grandes personalidades”.

En este restaurante, asegura López Morton, se crearon platillos como la carne a la tampiqueña, que tomó su nombre del Salón Tampico, antecedente del Mesón del Caballo Bayo y donde también se inventó La jaiba rellena.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.