Zapopan afirma que no hubo presupuesto etiquetado para cine

El ayuntamiento inicialmente negó rotundamente tener información acerca del proyecto, al final aceptó que por falta de recursos no se logró la compra.
Este es uno de los edificios gemelos que contempla el plan maestro para impulsar el comercio en la zona.
Este es uno de los edificios gemelos que contempla el plan maestro para impulsar el comercio en la zona. (Arllete Solano)

Guadalajara

En la edición de ayer MILENIO JALISCO publicó la llamada de atención que hace el  propietario de las Salas Vicente Fernández que hoy están abandonadas en el interior de la Plaza Caudillos en el municipio de Zapopan. Se buscó a los funcionarios de la actual administración para conocer su postura a lo que inicialmente argumentaron desconocimiento total, incluso apelaron a la confusión para deslindarse del asunto pero el responsable de Patrimonio salió a disolver dudas.

“La fecha de no comprar lo demás (la parte del cine y los locales en cuestión) fue el año pasado, yo soy de Patrimonio y me dijeron: no hay presupuesto para ese proyecto hay que pararlo. Lo que pasó ahí realmente es que en el proceso se vio que no había presupuesto y se paró por la escasez de recurso. El proyecto se paró toda vez que no se compró nada”, enfatizó José Avelardo Jasso.

Dado que el empresario sostiene que el presidente en turno, Héctor Robles Peiro, no se presentó en la notaría durante la última fase de la negociación, se trató de hablar con el funcionario quien, a través de la oficina de comunicación social, informó que el ayuntamiento no tenía injerencia ni postura al respecto y ratificó que desconocía toda la información del caso, que en dado caso habría que preguntarle a las administraciones pasadas sobre el cine y los edificios que lo coronan y aseguró que no les interesaba desmentir la información porque eso implicaría aceptar alguna injerencia.

La respuesta hasta ese momento empataba con la versión aportada por el propietario principal del inmueble que con el tiempo ha logrado rentar algunos de los locales y vender otros. Al final del día, el director de Patrimonio municipal accedió a proporcionar la información que confirmó la historia en el sentido de que existe un acuerdo de Cabildo pactado el 27 de septiembre de 2012 en el que se acepta la compra del inmueble que se desprende del plan maestro del Centro Histórico de Zapopan.

Confirmó que la construcción está contemplada para integrarse al proyecto de la Macroplaza pero que el Condominio Plaza, como se le identifica a los dos edificios gemelos, uno de ellos con el cine subterráneo, no pudieron adquirirse por falta de presupuesto. Coincidió en que el Cabildo aceptó la compra pero negó que se haya etiquetado alguna cuenta específica. “Simplemente se menciona que el dinero, en su caso, y si se llegara a escriturar, reitero, y si se  llegar a escriturar, saldría de la cuenta de la recesesión (sic)”., comentó el funcionario.

En su versión, afirmó que nunca hubo un presupuesto etiquetado incluso rechazó que se hubiera realizado un avalúo, pero al mismo tiempo aceptaba que se avanzó en la intención de compra venta argumentando que “al momento de estar en las negociaciones tesorería dijo, espérate, aquí no hay dinero para eso y nunca se escrituró”. La explicación se contrapone con la del propietario que afirma que se realizó el avalúo como parte de la investigación para que los regidores procedieran en la elaboración del acta municipal.

El empresario sostiene que las negociaciones llegaron hasta la notaría donde se les informó que no sería posible la escrituración ya que no contaban con el recurso. El arquitecto propietario arrastra una larga fila de años lidiando con posturas similares a esta, dice que no le sorprende la controversia de versiones toda vez que cuenta una variada gama de anécdotas y posee documentos que ha ido colectando conforme ha llevado de manera particular su intención de regresar al ayuntamiento un inmueble que le mandó construir en 1980.

MILENIO JALISCO  en su edición del 20/02/2014 informó que el plan de modernización consideraba que el Museo de Arte de Zapopan se uniría vía subterránea al palacio municipal a través del galerón ubicado en el cine abandonado. Hasta esa fecha se habían pagado 55 millones de pesos por los locales del Centro Comercial Zapopan al final del Andador 20 de Noviembre, que hoy permanecen en estado de abandono con huellas de vandalismo. Acorde al plan, serían demolidos a más tardar este año como inicio de la Macroplaza en la Plaza Caudillos.