Zambrano fue un apasionado del arte

 Lorenzo Zambrano fue uno de los miembros fundadores del Museo de Arte Contemporáneo.

México

Una de las instituciones, reconocida como la mejor a nivel latinoamericano tanto por su difusión del arte contemporáneo como por su arquitectura –considerada en sí obra maestra- es MARCO.

El Museo de Arte Contemporáneo es otro de los grandes logros de Lorenzo Zambrano, miembro fundador del Consejo de Directores que siempre se preocupó de la divulgación de las artes plásticas en sus variadas expresiones y formas.

Desde su planeación y fundación, a principios de los 80, Zambrano acogió con incansable entusiasmo la invitación de formar parte de la iniciativa de proporcionar a Monterrey un museo de arte contemporáneo de talla internacional, que hiciera destacar a la capital industrial de México.

Así se dio su activa participación en el museo, siempre de manera personal y a nivel empresarial. Destaca su decidido apoyo y consejo en períodos cruciales, alcanzando la visión de consolidar a Marco como uno de los centros culturales más importantes.

Procurando exposiciones con calidad, el espacio abrió sus puertas el 28 de junio de 1991, ante una gran expectación de la comunidad regiomontana. Su primera magna exposición fue “Mito y Magia en América. Los Ochenta”.

El arquitecto del museo fue el galardonado Ricardo Legorreta; su sello fue crear diferentes ambientes y atmósferas en cada rincón, para que al visitarlo se provocara una experiencia única. También logró esa unión de lo urbano con lo mexicano, algo que pareciera difícil de alcanzar.

Cada espacio es variado: salas de exhibición, tienda, restaurante, auditorio, patio central con espejo de agua y el patio de las esculturas. Es de destacarse su impresionante Colección Permanente, que rebasa el centenar de obras y da a conocer el trabajo internacional de artistas de reconocida trayectoria, con énfasis en el arte latinoamericano. Este legado contiene pintura, escultura, instalación y artes gráficas.

La institución, cuyo slogan es “Marco, mucho más que un museo”, tiene como distintivo la monumental escultura “La Paloma”, creada por el mexicano Juan Soriano en bronce, que mide 6 metros de alto y peso 4 toneladas.

Con el tiempo, este escaparate, ha presentado muestras de gran revuelo como Premio Marco, El regreso de los gigantes, Frida, Diego Rivera, Joan Brossa, Manuel Felguérez, Teodoro González de León, Pixar y La danza de los espectros, entre muchas más.

Su vocación fue ser un lugar de creación, educación, reflexión y difusión de las artes para vivirse, disfrutarse y recorrerse. Además de las artes plásticas, también han encontrado ahí su sitio expresiones como la literatura, la música, el cine, el video y la danza.

Arte en números

El Museo de Arte Contemporáneo (Marco) es uno de los centros culturales más importantes de América Latina.

Tiene 16 mil metros cuadrados de construcción, 5 mil son de exhibición distribuidos en 11 salas.

150 exhibiciones de artistas internacionales y nacionales, desde su apertura a la fecha ha tenido más de

3 millones de visitantes han acudido al museo desde su apertura en 1991.

Entre los eventos importantes destacan la X Bienal Monterrey FEMSA, la exposición Retrofutura. Rafael Coronel, Richard Meier: Retrospectiva y ¿Neomexicanismos? Ficciones identitarias en el México de los ochenta