Zaha Hadid: la arquitecta a la que la CdMx sorprendió

Cuando viajó a México en 2012, la única mujer que ha ganado el premio Pritzker, reconoció su gusto por las obras de Luis Barragán, Ricardo Legorreta y Juan O'Gorman.
Zaha Hadid.
Zaha Hadid. (AP)

Ciudad de México

A Zaha Hadid, quien falleció este jueves a los 65 años, se le recordará como la única mujer que ha ganado el Premio Pritzker de Arquitectura (2004), y como una creadora de polémicos proyectos.

Ella optó por desarrollar, experimentar y organizar su técnica arquitectónica basada en un nuevo orden y en el rompimiento de todas las fórmulas existentes, construyó su propio lenguaje "parametricismo" que conjuga elementos de la arquitectura, el paisaje y la geología.

En 2012, la arquitecta visitó la Ciudad de México para participar en el décimo tercer Congreso Internacional de Arquitectura y Diseño Arquine.

Después de una conferencia magistral, confesó haberse sorprendido durante a su arribo a la Ciudad de México al verla totalmente cubierta de casas. "El reto es cómo hacer propuestas arquitectónicas elevadas, incluso enterradas para resolver aquí el problema del espacio", afirmó.

Al ser capaz de construir su propio código visual que transgrede la forma, recomendó a México la utilización de las edificaciones verticales, para aprovechar el poco espacio con el que cuenta esta gran urbe y se pronunció por la arquitectura funcionalista.

En conferencia de prensa, a la que acudió acompañada de Patrik Schumacher, director de Zaha Hadid Architects, la autora del Centro Acuático del Parque Olímpico de Londres, 2012, dijo que de México le gusta mucho la arquitectura de Luis Barragán, la propuesta de Ricardo Legorreta, de Juan O'Gorman, de Félix Candela y de Enrique Norten, a quien conocía desde hace mucho tiempo.

En esa ocasión, señaló que no se consideraba una arquitecta muy famosa, aunque reconoció que le dio mucho gusto recibir el Premio Pritzker.

Proyecto sin culminar

La arquitecta iraquí, estudió matemáticas en la Universidad Americana de Beirut, en Líbano. En el año de 1972 se trasladó a Londres, Inglaterra, donde ingresó en la Asociación de Arquitectura, graduándose en 1977.

Aún cuando algunas de sus propuestas arquitectónicas ganaron múltiples concursos, algunas de ellas no llegaron a construirse como la Casa de la Ópera de la Bahía de Cardiff, en Gales y la Biblioteca Central de la Universidad de Sevilla, ya que la obra se detuvo tras las protestas de los vecinos que argumentaron ante el Tribunal Superior de Andalucía que atentaba contra las áreas verdes del Prado de San Sebastián.

A estas obras se suma el rechazo de su propuesta de edificar el Estadio Nacional de los Juegos Olímpicos del 2020, en Tokio, porque a decir de los japoneses se elevaba mucho su costo.

Frente a eso ella decía: "No es mi problema que siempre me rechacen proyectos, al final del camino siempre habrá un proyecto que se culmine después".

Por ello, Zaha Hadid, continuaba con sus proyectos y su búsqueda. En los últimos años se dedicó a conocer la arquitectura sustentable, pues le interesaba rescatar ese conocimiento y su relación con la naturaleza.