Yoko Ono, entre la crucifixión y la gloria

Presentará "Resurgiendo", con testimonios de violencia contra mujeres, plantará "El árbol de los deseos" en Chapultepec y en el Metro compartirá una instalación dedicada a las madres.
El proyecto es promovido por la Comisión de Cultura del Arzobispado de México.
El proyecto es promovido por la Comisión de Cultura del Arzobispado de México. (Eric Thayer/Reuters)

México

Resulta sintomático —o curiosa coincidencia— que Tierra de esperanza, la exposición de Yoko Ono, a inaugurarse el martes 2 de febrero, tendrá como sede el Museo Memoria y Tolerancia de esta ciudad. El anuncio de la muestra ha desatado reacciones extremas: unos la crucifican, otros la glorifican y los de más allá prefieren la ecuanimidad o la tolerancia.

Lo que no se puede negar es que la viuda de John Lennon desata pasiones. En el Facebook Cultura Colectiva, un post que advierte que “Yoko Ono convertirá la Ciudad de México en una obra de arte y muy pronto lo podrás disfrutar” ya tiene 2 mil 968 “Me gusta”. Alguien que se hace llamar Jezz CA estima que “aunque haga todo eso siempre será conocida por ser la esposa de Lennon”, en tanto que Shatini Martínez sostiene, de plano, que “ella es mucho mejor artista que Lennon. Más inteligente y básicamente ella lo influenció (sic) mucho en su etapa de pareja. No se trata de una competencia, pero ¿no creen que es difícil haber perdido al amor de tu vida y que el mundo nunca hubiera tenido compasión de ti por el estigma de haber separado a The Beatles?”.

Midory Rogerson es curiosa: “Quiero saber qué se supone que vio Lennon que tanto lo enamoró. Da igual, si solo voy a perder mi tiempo, después de todo sólo yo sé en qué desperdicio mi vida”.

Joey Martínez saca el romántico que todo mexicano lleva dentro: “Esta mujer logró atrapar el corazón de uno de los hombres más emblemáticos de la historia, algo debe de tener que no tuvo o tuvieron mujeres mil veces más hermosa que ella. Ejemplo de que se puede enamorar con los ojos del corazón... Qué cursi lo siento…”. Y para contrarrestar, Estela Dosederrite declara “Odio eterno a Yoko Ono y a su autoconcepción de artista. Esta señora es una caradura. Vi su exposición en el Guggenheim y salí cabreada, exigiendo que me devolvieran el dinero. Vaya estafa. Ni artista, ni activista, ni nada. Vive de sus aires de bohemia importante y de la sombra de Lennon. Todo humo”.

Para disipar —o atizar— el humo, Yoko ha aceptado venir a la flamante Ciudad de México —a la que, como un acto performancero, hemos llamado siempre así— para presentar el proyecto Arising/Resurgiendo. Si hace unas décadas algunos no habrían dudado en quemarla en leña verde por “acabar” con los Beatles, ahora viene bien protegida. La exposición es patrocinada por la Comisión de Cultura del Arzobispado de México, ni más ni menos, a través del Proyecto Paradiso, que debuta con este hit.

¿Qué es “Arising/Resurgiendo”?

El proyecto data de 2013, cuando Yoko Ono lanzó una convocatoria en la que invitaba a las “mujeres de todas las edades y de todos los países del mundo a enviar una declaración del daño que se te ha hecho por ser mujer. Escribe tu testimonio en tu idioma, en tus propias palabras, y escribe tan francamente como quieras. Puedes firmar con tu nombre de pila si quieres, pero no des tu nombre completo. Envía una foto solo de tus ojos. Los testimonios de daño y las fotos de tus ojos se exhibirán en mi instalación Arising/Renaciendo”.

Si en ese entonces la instalación se exhibió en Japón después de haberse visto en otros países, en México se agregará a la exposición Tierra de esperanza, que se podrá ver del 2 de febrero al 29 de mayo de este año en el Museo Memoria y Tolerancia. La artista también plantará el Árbol de los deseos en el Bosque de Chapultepec, para invitar a la gente a colgar sus propios deseos, y en el Metro se pondrá en marcha Mi mamá era hermosa, con testimonios sobre los mejores recuerdos maternos.

Todo mundo, adore u odie a Yoko Ono, querrá a estar ahí, así que evite aglomeraciones o, si no, aténgase a las consecuencias. Y recuerde: si John Lennon cantaba “Give Peace a Chance”, bien podemos parafrasear: “Give Yoko a Chance”.

Hombres de la nueva era

En ocasión de presentar Arising en el Palazzo Bembo, en Venecia, Yoko Ono fue entrevistada por Vanessa Saraceno para la revista Whitehot. Ahí declaró: “Muchas de mis obras tienen que ver con la mujer y su condición. Para mí, el feminismo debería tener que ver con entender a las mujeres y su condición, con expresar quiénes son y qué les ha ocurrido. Si haces esto a un lado, verás que el feminismo no solo tiene que ver con las mujeres, sino con todos los humanos”.

Más adelante, la también cantante dijo que en esta sociedad “a las mujeres suelen vérselas como muñecas bonitas, pero no solo son bonitas. Ellas crearon la raza humana, dieron a luz, lo que es un acto muy físico y por el que muchas mujeres han muerto y todavía lo hacen. (..) Ahora hay muchos hombres que son muy comprensivos y que también están sufriendo. Yo les llamo ‘hombres de la nueva era’, y John (Lennon) era uno de ellos. Este proyecto busca alcanzar también a este tipo de hombres. Las mujeres no son la única parte de la sociedad, así que debemos encontrar un forma de comunicarnos con el otro sexo”.