Yoga se convierte en su "arma" de supervivencia

Una muestra de la desocupación laboral en personas mayores de 50 años, hombres y padres de familia es José de Jesús Almanza.
Es originario de Veracruz.
Es originario de Veracruz. (Guadalupe Sánchez)

Monterrey

La figura del padre de familia desempleado no aparece en las estadísticas oficiales, situación contraria al caso de las mujeres, donde se tiene un estimado de 3 millones de madres que están desocupadas.

Una muestra de la desocupación laboral en personas mayores de 50 años, hombres y padres de familia es José de Jesús Almanza.

Es originario de Minatitlán, Veracruz, tiene 54 años de edad, y para solventar sus gastos él hace sus acrobacias en medio del tráfico aprovechando la luz roja en los semáforos.

El yoga urbano se ha convertido en su forma de vida, la caridad de los automovilistas le permite pagar la renta y comprar alimentos.

Este día del Padre será como el año pasado, lejos de sus hijos y nietos, con quienes tiene poco contacto.

“La verdad yo estoy dejado de mi señora, pero tengo dos hijos, gracias a Dios están muy bien, uno es mecánico automotriz y el otro laminero, creo que ya hicieron su vida y muy poco me comunico con ellos.

“Voy a ir en unos tres o cuatro meses más, primeramente Dios para ver a mi familia, a mi madre y a mis hijos”, dijo el hombre que como si fuera su uniforme de trabajo, viste una camisa sucia en color gris y pantalones gastados.

Descalzo bajo el sol y con el asfalto ardiendo bajo sus pies sucios, hace su rutina, que lo deja con la nariz manchada, pues parte de sus estiramientos es tocar el piso con la punta de la nariz. Su flexibilidad llama la atención.

“Ahí pasé por Padre Mier y Zuazua y vi a unas muchachas porristas y de repente de la noche a la mañana, Gloria Dios que me dio el poder de hacer esto”, recuerda entre risas.

Víctima de la delincuencia para robarle 600 pesos, fue herido de una mano, pero por su situación precaria no pudo ser operado en el Hospital Metropolitano, lo que dejó daños permanentes en sus ligamentos.

Según el INEGI, los hombres en edad productiva de 25 a 44 años, son los que llevan la delantera en desempleo; sin embargo en la información que presentan no se especifica si son padres de familia o no.