Wole Soyinka celebra a Octavio Paz

El ganador del Premio Nobel de Literatura forma parte del contingente de creadores que vino a México para conmemorar el centenario del nacimiento del poeta mexicano.

Ciudad de México

Al Premio Nobel de Literatura Wole Soyinka (Abekouta, Nigeria, 1936) no deja de causarle cierta sorpresa que la comunidad cultural de un país le rinda homenaje a un escritor, pero por la importancia de hablar de otra manera acerca de México, porque en la actualidad “la gente lee sobre la violencia criminal, acerca de los capos de la droga, de las guerras violentas que, a veces, se difunden hacia las comunidades pacíficas. Esa es la imagen que hay sobre México”.

“La historia de México es muy rica, sobre todo el papel que los artistas han tenido en la vida y en la historia del país, tanto escritores como pintores, así como la vida de los pueblos indígenas; a veces, me pregunto por qué estos asuntos de la historia no se han difundido de una manera más correcta.”

Ganador del máximo reconocimiento literario en 1986, el escritor nigeriano forma parte del amplio contingente de creadores de diferentes partes del mundo que vino a México para conmemorar el centenario del nacimiento del poeta mexicano, a quien conoció en algún encuentro literario en Italia, sin recordar a ciencia cierta el año.

“Paz hizo resonancia en mí, más allá de por su calidad poética, porque había una afinidad de temperamento: no sólo era un poeta, sino un hombre de acción y era también un servidor público, lo que es bastante inusual en un poeta. Él fue una expresión integral de la vida mexicana: un poeta que no era de libro de texto, sino un poeta para la gente”, destacó Soyinka previo a su participación en el recital de poesía “Poetas del mundo y Octavio Paz”, que se desarrolló la tarde-noche del domingo en el Palacio de Bellas Artes.

Dramaturgo, poeta y catedrático universitario, Wole Soyinka es una mezcla de influencias, desde la literatura irlandesa hasta el teatro tradicional africano, teniendo como centro la mitología de su tribu, los yoruba.

Además de su extensa obra dramática, en su bibliografía se encuentran títulos como las memorias de Partirás al amanecer, las novelas Los intérpretes y La estación del caos, y el poemario La madre y el caballero.