Wixaritari elaboran censo de artesanos y exhortan a firmar

La diputada Fela Pelayo les asesora para gestionar la defensa de su patrimonio cultural ante la ONU e invitan a firmar documento en change.org
Al crear la asociación de artesanos buscarán que sus productos obtengan denominación de origen
Al crear la asociación de artesanos buscarán que sus productos obtengan denominación de origen (Arllete Solano)

Guadalajara

El pueblo wixárica ha perdido la confianza de la población mestiza debido a los constantes abusos y engaños que les propinan. Por una parte extranjeros estadunidenses y chinos han adoptado sus técnicas y las aplican con procesos industriales, por otro lado, hay quienes lucran con su arte  mediante prácticas poco equitativas, en ocasiones les solicitan productos y les postergan los pagos o incluso no los cubren, según comenta la diputada Fela Pelayo, presidenta de la Comisión de Asuntos Indígenas de la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Jalisco. 
Debido a lo que ya se mencionó no resulta extraño que un grupo wixárica entre varios que habitan en Guadalajara se ha asumido como protector  de su cultura y de su “patrimonio artístico”. Para llevar a buen puerto esta iniciativa desde hace tiempo dichos protectores comenzaron a trabajar con Enrique Landeros, un abogado que conoce la vida de estas comunidades en la Sierra y que busca junto con Pelayo elaborar algunas iniciativas en este rubro. 
Pelayo asegura que la producción artesanal que representa el conocimiento de un pueblo es parte de su legado cultura y aunque la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprueba su protección, en Jalisco no se cuenta con esta garantía de ley. “Precisamente es lo que nosotros tenemos que impulsar, yo en cualquier momento podría salir con un exhorto a solicitar al gobierno que comience con este trámite, pero proteger el arte wixárika debería de ser un tema que nos preocupe a todos”, de manera que algunas iniciativas que tiene en mente las está definiendo con la participación social de estas comunidades. se está procediendo desde la participación social.
La diputada anuncia que se habilitó una moción en el sitio www.change.org con el título Protejamos el arte Wixárika (Huichol) en Jalisco que lleva más de 600 firmas de las mil que se requieren, apelando a la gente que quiera tener participación ciudadana e injerencia en este tema para que se sume “de tal manera que no sea yo la que pida, de manera directa al gobierno del estado se considere la inictiavia más bien sustentarla en una petición colectiva que busca la protección del arte huichol”. Para ampliar el alcance también cuenta con un formato para firma física en su oficina dentro del Congreso.
  Por su parte  Landeros, el también gestor para el campo en la Secretaría de Desarrollo Rural, puntualiza que “el problema es en que este tipo de artesanía hay gente en Puerto Vallarta, en Ajijic, en Tepic que no son wixaritari, pero que aprendieron la técnica y están haciendo producción masiva industrial generando una competencia desleal. Nos empezamos a percatar de que hay mucha gente que está haciendo arte wixárika sin ser nativa de estos pueblos. Yo tengo experiencia con algunas cooperativas ya que hace tiempo viví con ellos, la idea es organizar la primera asociación de artesanos wixaritari”.
Otra situación recurrente que el abogado encuentra ofensiva para la comunidad wixárica es el sistema de negociación que tratan de imponer las personas que habitan en la ciudad: “Tu eres el huichol, yo soy el de la tienda o galería, no te compro, te lo pido a consignación y si quieres”, así operan los intemediarios en Puerto Vallarta con los artesanos.
“Por ejemplo una pieza que cuesta siete mil pesos ellos la dan en 13 mil y  a ver cuándo te pago porque la venta es a consignación”, con lenguaje coloquial Landeros describe esta práctica de intermediación que considera un cuello de botella y que es la que más les afecta. Para erradicar esta situación planean integrar una asociación civil, que cuente con censo de artesanos y posteriormente permita emitir certificados de autenticidad.
 “Estamos en proceso de formar una asociación con 30 artesanos, se tiene que pedir a las autoridades tradicionales de las cuatro comunidades San Andrés (Tateikie), Santa Catarina (Tuapurie), San Sebastían Teponawaxtla (Wautua) y Tuxpan de Bolaños. No creo que se opongan”, explica el docente.
La iniciativa es para frenar muchas cosas que se están dando en contra de la cosmovisión y cultura, lo que los propios wixaritari llaman “el costumbre”.  El abogado dice que al declararse la artesanía como patrimonio cultural llegan otros protocolos vendrían implícitos “como el respeto a la vida comunitaria, que es sustento para ellos no olvidemos que de enero a mayo ellos se salen de sus lugares porque no hay agua, es la sierra y dependen del agua de lluvia. Siembran maíz, son de temporada, no tienen producción extensiva.  Si queremos proteger sus expresiones culturales debemos respetar su forma de vida, y lo que le da  sustento”, explica Landeros.