'Viva' es un homenaje a la escritura mexicana

El francés recrea al país de los años 20 y 30 del siglo XIX, donde convergen personajes como Trotski, Lowry, Betron y Sandino.
El libro un diálogo cultural entre ambos países, dice al autor.
El libro un diálogo cultural entre ambos países, dice al autor. (Especial)

México

Durante los años veinte y treinta del siglo pasado, una época de efervescencia política en nuestro país, vinieron a recorrerlo infinidad de artistas, pensadores y políticos, quienes dejaron su huella y, al mismo tiempo, se nutrieron de un territorio y de su gente. Tal es el convencimiento del escritor francés Patrick Deville, autor de la novela Viva (Anagrama, 2016).

"Hay un homenaje a la literatura en general, a la literatura mexicana en particular o a la escritura de México, que no necesariamente es mexicana, como Bajo el volcán; es un homenaje también al pensamiento político, a la idea de la revolución que pervivía en aquellos años".

Fueron años en los que se concentró en México un grupo de creadores que hallaron alicientes para su trabajo: Malcolm Lowry, León Trotski, André Breton, Tina Modotti, Antonin Artaud, B. Traven, Arthur Cravan, siendo anfitriones artistas mexicanos como Frida Kahlo y Diego Rivera.

Es una selección de artistas que le permitieron a Deville hacer una historia literaria llena de fraternidad acerca de la condición humana, con personajes que se encuentran o jamás se encuentran, que aparecen y desaparecen en la narración. Es un juego teatral, han definido a Viva en Francia.

"El México de esos años tenía algo muy particular, un signo de democracia, de inteligencia y de generosidad. En momentos del fascismo en Italia, del nazismo en Alemania, del estalinismo en Rusia, fue un buen momento para el mundo contar con México, pero también para este país por los artistas, escritores, filósofos y políticos que lo recorrieron en aquellos días. Fue una oportunidad para la historia del país".

Hallazgos

Si bien son Trotski y Lowry los ejes de la novela, se aparecen un Sandino que trabaja en Huasteca Petroleum y que será después líder guerrillero en su Nicaragua natal; un enigmático Ret Marut, que ha llegado desde Europa, donde ha sido agitador político y firmará con el seudónimo de B. Traven; Artaud en busca de los tarahumaras... Todos ellos personajes en busca de un sueño, de un ideal, según Deville.

"Viva es un proyecto muy viejo: cuando leí por vez primera Bajo el volcán, en los años setenta, por primera vez entendí algo sobre México, a través de la mirada de un escritor británico, lo que me llamó mucho la atención. Después se apareció Trotski y más tarde mi descubrimiento de la literatura mexicana clásica y contemporánea. Y descubrí al país y su historia".

Uno de los hallazgos de Deville es que esos personajes que vivieron en México tocados por el genio o la locura sin llegar a cruzarse jamás, contribuyeron a forjar revoluciones políticas y estéticas que han dejado huella en el presente, debido a que en el México de entonces "pasó algo muy particular", en un tiempo contradictorio en el mundo.

De alguna manera, confiesa Deville, también se trata de un homenaje al diálogo cultural entre México y Francia, que viene también de aquellos años, cuando sus capitales fungían como ciudades culturales y del exilio, "de renovación del pensamiento".

Convertido en uno de los autores de referencia en la Francia contemporánea, Deville es también autor de la novela Peste & cólera, en la que recuperó la figura del médico y aventurero Alexandre Yersin, descubridor del bacilo de la peste, libro que, para Alberto Manguel, "se lee como las mejores novelas de aventuras. Admirable escritura... Obra maestra".