Violencia y pasión de Otto Dix, reunidas en exhibición

La gran retrospectiva del artista alemán es albergada por el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey; después llegará al Munal.
Interpretó sus propias vivencias.
Interpretó sus propias vivencias. (Especial)

México

El Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey presenta la primera gran retrospectiva en México de Otto Dix (1891-1969), uno de los artistas alemanes más importantes del siglo XX, cuya obra plasma con realismo extremo y crítico los horrores de la guerra y los resquicios de la sociedad alemana de la época.

Organizada por Marco, Munal y el Goethe-Institut Mexiko como parte de las celebraciones del Año Dual México-Alemania 2016-2017, la exposición destaca el desarrollo artístico de Otto Dix y analiza los distintos aspectos que caracterizan su trabajo en más 150 piezas realizadas entre 1913 y 1969 en diversas técnicas como óleo, aguafuerte, litografía y dibujo.

El artista interpretó sus propias vivencias en la guerra y en la gran ciudad, pero sobre todo sus experiencias contradictorias con personas de todo el espectro social en situaciones extremas. Su obra provoca y reta al espectador a reflexionar en su entorno, a verlo a través de la mirada severa de Dix que no acepta sutilezas.

Otto Dix es descrito por la curadora Ulrike Lorenz como un realista, expresionista, dadaísta o maestro antiguo, pintor comprometido y ecléctico, fanático de la realidad y visionario, moralista o cínico. Marcado por las dos guerras mundiales, fue celebrado como una "fuerza artística elemental", fue injuriado como "pintor reaccionario de temática izquierdista" y tachado de inventor de "obscenidades contra la moral"; él mismo se proclamó "proletario soberano".

La muestra está conformada por siete módulos que van revelando las distintas técnicas y estilos utilizados por el artista alemán durante su carrera artística así como los temas recurrentes en su obra, entre ellos sobresalen la guerra, el retrato, el desnudo y la sociedad berlinesa.

Dibujos en tinta roja y negra con motivos eróticos, cristianos y míticos dan la bienvenida al visitante en el módulo Voluntad de arte. La dialéctica de Eros y Tánatos, estos trabajos tempranos del alemán marcan su vigorosa entrada a la escena artística y en ellos formula por primera vez su significativo sincretismo estilístico.

En el módulo El fin del mundo. El trauma de la Guerra Mundial en la obra es evidente las profundas huellas que dejó su experiencia como artillero durante la guerra. Como una especie de documental, la serie de 50 aguatintas La Guerra retrata con meticulosidad escenas de terrible cotidianeidad para sus protagonistas: paisajes bombardeados, trincheras con cuerpos inertes, soldados mutilados en espera de regresar a casa o buscando un momento de distracción en cantinas y burdeles.

Terminado el conflicto bélico, Dix se enfrenta ante la miseria, lucha de clases y una sociedad alemana de la posguerra. El módulo Muerte y resurrección. La realidad como construcción da cuenta de su despiadada visión que reflejó en crudas acuarelas de retratos de prostitutas y en las escenas de las series de aguafuertes Circo así como Muerte y resurrección.

La exposición Otto Dix. Violencia y pasión forma parte de las actividades del Año Dual Alemania-México 2016-2017, permanecerá abierta al público hasta el domingo 18 de septiembre del 2016 y llegará al Museo Nacional de Arte (Munal) de la CdMx el próximo 11 de octubre.