Villoro: “Un libro puede salvar a una persona de la adversidad y de sí misma”

Ricardo Cayuela, titular de Publicaciones del Conaculta, anunció que a fin de año el número de instalaciones crecerá casi 30%.
El funcionario dijo que el objetivo es llegar a 2 mil 600 salas.
El funcionario dijo que el objetivo es llegar a 2 mil 600 salas. (Claudia Guadarrama)

Morelia

Aprender a leer te abre el mundo; a veces quienes se encuentran en situaciones extremas hallan una salvación personal o quienes sienten una soledad profunda se refugian en la compañía de un libro”, aseguró el escritor Juan Villoro.

En una conferencia magistral en el coloquio sobre el Programa Nacional Salas de Lectura, reiteró que sumergirse en un libro “puede salvar a una persona de la adversidad y de sí misma”.

El escritor también manifestó que la única forma de combatir la violencia es la cultura.

“Las salas de lectura dan la idea de que nuestro país puede ser mejor. Se construye una esperanza colectiva. Felicito a los mediadores que compartieron sus historias de heroísmo”.

Durante la clausura del coloquio, que concluyó el viernes en Morelia, Ricardo Cayuela Gally, director general de Publicaciones del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), anunció que en ese proyecto “se espera un crecimiento de 30 por ciento para finales de año, es decir, 2 mil 600 salas de lectura.

“Para lograr esa meta ya se trabaja en el fortalecimiento de la difusión, credencialización y procesos logísticos; en mejorar los diplomados y continuar apoyando para crear alianzas con la gente y las instituciones”.

Añadió que después del diálogo entre mediadores que se dio en el encuentro se han formulado nuevas estrategias para impulsar los índices de lectura en el país.

También invitó a los promotores a enviar sus proyectos, ya que la convocatoria para el Premio del Fomento a la Lectura 2014 estará abierta hasta el 12 de septiembre.

Asimismo, se comprometió a acercar el mosaico de manifestaciones culturales de forma gratuita a partir del proceso de credencialización.

Durante el coloquio se expusieron casos como el de Marisol, promotora procedente de La Noria, comunidad que tiene problemas de violencia al grado de que varios habitantes han tenido que abandonar sus hogares.

Allí la mujer decidió abrir talleres, ya que, según explicó, “los niños son terreno fértil y la lectura logra sensibilizarlos sobre los problemas comunes”.

También fue expuesta la experiencia de Alejandro, de la sala El Mezquital, en Aguascalientes, quien se refirió al aumento de las actividades delictivas, el deterioro de las relaciones humanas, el consumo de drogas y la detención de personas en su localidad.

Pese a todo, hay una efectiva repercusión de las letras en las conductas; para ejemplificarlo, relató el caso de un chico interesado en la plástica, al que la lectura sirvió para dar forma a sus impulsos artísticos, gracias a lo cual se alejó de la violencia y las adicciones.

Entre las conclusiones del encuentro están la multiplicación de esfuerzos para concientizar y sensibilizar a los lectores; fortalecer la autoestima de ellos; reducir conductas violentas y generar vínculos y sentido de pertenencia para ampliar las expectativas de vida y, de esa forma, contribuir a la reconstrucción del tejido social

Los promotores también destacaron la falta de difusión de su trabajo, la limitación de los acervos, la falta de materiales didácticos, la necesidad de documentos que avalen su labor y de capacitación constante.

Finalmente, Roger Metri Duarte, secretario de la Cultura y las Artes de Yucatán, anunció que el próximo año el coloquio se realizará en ese estado.