Viejos "raboverdes", en la mira de 70 mil jovencitas internautas

En el sitio web para relaciones sexuales extramaritales están inscritos 180 mil hombres mayores de 60 años, quienes buscan mujeres hasta cuatro décadas menores.
En AshleyMadison.com son conocidos como "silver foxes".
En AshleyMadison.com son conocidos como "silver foxes". (Jesús Martinez)

México

México se ha convertido en el paraíso cibernético de los silver foxes (zorros plateados), como se denomina a los ancianos que buscan tener una relación sexual con jovencitas hasta 40 años menores, sin afectar su estabilidad y entorno familiar.

El sitio AshleyMadison.com analizó el perfil de 850 mil usuarios y detectó que hay alrededor de 180 mil que tienen entre 60 y 85 años con intereses específicos por mujeres de 20 a 30 años.

Sin embargo, aquel que popularmente es calificado de viejo raboverde en la vida cotidiana, en internet —bajo el eufemismo de silver fox— es un buen candidato para una relación extramarital, ya que de las 380 mil usuarias de dicho sitio, 70 mil son jóvenes con interés particular por los varones de la tercera edad.

Segundo lugar en AL

“Es un promedio muy grande. Uno de los más grandes a escala mundial”, explicó Víctor Hermosillo, director general de dicho portal de paga que cumplió dos años operando en México, periodo en el que los astutos zorros colocaron al país en el segundo lugar de infidelidad en Latinoamérica y en 2015 puede superar a Brasil.

Ese país sudamericano “ocupa el primero porque lleva cuatro años con la página y la gente de ahí es más abierta y liberal; pero el crecimiento registrado en México es exponencial, 28 por ciento anualmente, estamos a dos usuarios de volarnos, de irnos mucho más arriba, al primer lugar”, aseguró Hermosillo.

En relación con 36 países, México se encuentra en el sexto lugar de inscripciones en el sitio de infieles. Primero está Estados Unidos (1.9 por ciento), Canadá (1.6 por ciento), Reino Unido (1.4 por ciento), Australia (1 por ciento), Brasil (0.6 por ciento) y México (0.4 por ciento).

“A escala global (28 millones de usuarios), todas las naciones donde está AshleyMadison generaron 110 millones de dólares de utilidad en 2013. Para darnos una idea, México facturaba hace ocho meses alrededor de 3 mil dólares diarios; en la actualidad ese monto se duplicó a 6 mil dólares diarios; el crecimiento continúa en pleno”, detalló el administrador del sitio.

Lo que refleja este análisis de usuarios, todos anónimos, es que la infidelidad en México es muy grande y se en una cultura conservadora, aseguró hermosillo.

“Estamos ante un mercado muy importante y amplio, por lo que se planea abrir en la red un espacio particular para estos silver foxes, como ya sucede en otros países”, afirmó Hermosillo.

Puebla, seguido de Nuevo León y Jalisco, es donde radica el mayor porcentaje de usuarios (hombres y mujeres). También es el territorio por donde más merodean, particularmente, los zorros plateados.

“Se trata de las entidades más conservadoras; por ejemplo, en Puebla se ubica el mayor número de iglesias y ahí también se encuentra la mayor cantidad de escuelas privadas”, ejemplificó.

Las infieles

La situación es similar con las mujeres infieles. Las casadas tienen desde 28 años, con dos de matrimonio y por lo menos dos hijos.

Por lo regular, según Hermosillo, director general de AshleyMadison.com, las mujeres son infieles porque su pareja las tiene “desatendidas”, no son “adecuadamente tratadas” como esposas y madres.

“Las mujeres infieles a escala  mundial representan 33 por ciento de las usuarias. En México se eleva son 44%”, comentó el directivo mexicano.

Como sucede con los hombres, buscan relaciones sin compromiso, aunque por las redes circulan también las llamadas cazafortunas, reconoció Hermosillo; sin embargo, aseguró que éstas no logran su cometido en la mayoría de los casos.

Motivos masculinos

Las estadísticas sobre los adultos mayores también establecen que estos zorros buscan a otras mujeres porque dejaron de querer a su esposa o su ciclo sexual con ella se encuentra “bajo hielo”, lo que no significa que la abandonen, explicó el directivo del sitio.

Aunque los silver foxes son una minoría en las redes de infieles, son los que tienen mayor poder adquisitivo. Un usuario promedio (35 años) tiene un gasto semanal de no más de 250 pesos en el portal de internet, mientras que “las personas de mayor edad invierten de 800 a 900 pesos en dos días”, señaló Hermosillo.

De los 180 mil silver foxes mexicanos, 69 por ciento son económicamente activos aunque tengan 85 años, pues son dueños de una empresa o tienen negocios propios; mientras que apenas 8.6 por ciento de esos usuarios está jubilado.

“Son personas casadas, que mantienen una o varias familias, que se sienten con energía para atraer, sin temor a ser rechazados, a las 70 mil jóvenes que buscan su perfil.

“Estas chicas, de 25 años en promedio, chatean con los de 65 años, con los cuales también intercambian fotografías y llegan a acuerdos sin mentir en sus estatus civiles”, dijo.

Según la encuesta de AshleyMadison.com, sin considerar los gastos comunes del hogar, el zorro plateado invierte en su esposa alrededor de 18 mil pesos mensuales en joyas y viajes, mientras que en la amante gasta alrededor de 3 mil pesos, principalmente en lencería, hoteles elegantes y restaurantes costosos.

“A la amante la llevan a comer a lugares extraordinarios, sitios que la esposa visita solo si hay una ocasión muy especial”, opinó Hermosillo.

En la página, los hombres deben comprar su espacio para interactuar con las mujeres, quienes se inscriben gratis y recurren a este tipo de estrategia debido a que en 85 por ciento de los espacios cibernéticos para conocer parejas los perfiles son falsos.

El sitio coloca muchos filtros para evadir los catfish, como denominan los perfiles falsos, en los que hombres y mujeres mienten sobre su físico o estado social.

“Es complicado evitar los catfish. En AshleyMadison la mentira no tiene lugar porque está dedicado a la infidelidad; ahí todos saben que son casados y no pretenden comprometer su estabilidad como padres, esposos o abuelos. No hay amor, solo sexo”, concluyó.