Legado en el limbo, Víctor Hugo Rascón Banda

El dramaturgo mexicano falleció hace seis años.
Víctor Hugo Rascón Banda
Víctor Hugo Rascón Banda (Periódico El Pueblo de Chihuahua)

Ciudad de México

A seis años del fallecimiento del dramaturgo mexicano Víctor Hugo Rascón Banda (1948–2008), su obra permanece en un limbo legal: quien fuera presidente de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem) nombró herederos universales a sus padres. Sin embargo, el deceso de su progenitor y la omisión en su testamento de cada obra de teatro, guión y telenovela pusieron a la obra de Rascón Banda en un bache jurídico. La familia se encuentra a la espera de la adjudicación de la herencia.

La falta del listado de obra no es el único inconveniente legal. A la muerte del padre, Epigmenio Rascón, ocurrida año y medio después de la de Víctor Hugo, la madre, Rafaela Banda, decidió que la sucesión testamentaria se diera a su hijo menor, Francisco, quien también murió al poco tiempo, sin dar paso firme en el proceso jurídico. “La sucesión testamentaria se ha entrampado por las defunciones de los herederos. También es una gran dificultad la falta de listado de obra en el testamento”, dice Lorena Serrano Rascón, sobrina del dramaturgo y secretaria de Servicios Jurídicos Legislativos del Congreso del estado de Chihuahua. “Con la muerte de su padre y de su hermano Francisco, se regresó al principio de cada trámite legal. Mi abuelita es la heredera universal y, por lo tanto, el legado cultural le pertenece a ella. Ahora no hay oportunidad de que la obra rinda algún fruto. Víctor Hugo era muy generoso y daba las obras de teatro sin cobrar regalías. Lo mismo hace su madre”.

El contexto provoca que el material inédito de Víctor Hugo Rascón Banda, quien murió el 31 de julio de 2008, se encuentre varado. Es el caso de una telenovela titulada Días de fiesta, que tiene como escenarios el pueblo natal de la familia Rascón Banda: Uruachi, en Chihuahua. La telenovela se halla en la Biblioteca de las Artes del Centro Nacional de las Artes y forma parte de un comodato otorgado por la familia al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Es un material a disposición del público solo para lectura. No se permite el fotocopiado dada su condición en resguardo, y podrá haber trato con alguna televisora una vez que se defina la situación legal.

Si bien hasta ahora la madre de Víctor Hugo Rascón Banda ha permitido que se monten sus obras sin cobrar regalías, en el área de telenovelas y guiones cinematográficos el panorama pinta distinto: “En esos casos tendría que hacerse el contrato indicado. Sin embargo, para que esto ocurra debe concluirse el trámite de la adjudicación de la herencia. Hasta ese momento su madre estará en posición de firmar un contrato. La ventaja es que todos los derechos de autor se encuentran en orden y estamos a la espera de la adjudicación de bienes”.

A la muerte de Víctor Hugo Rascón Banda, y en la apertura del testamento, la familia y los abogados se sorprendieron ante la ausencia de un listado de su obra. Lorena Serrano Rascón recuerda las expresión del abogado: “Una de las primeras cosas que dijo cuando leyó el testamento fue: ‘Bueno, Víctor Hugo, aquí no dice nada. ¿Y su legado, que es lo más valioso?’ Creo que mi tío no actualizó su testamento y al paso de los años creció su legado cultural”. El hecho sorprendió a la familia porque el dramaturgo no solo contaba con licenciatura, maestría y doctorado en Derecho por la UNAM; también era un infatigable defensor de los derechos de los escritores.

Lo que también se encuentra en proceso de definición es el destino final del acervo que se encuentra desde agosto de 2010 en la Biblioteca de las Artes del Centro Nacional de las Artes y que consta de 3 mil 712 documentos (fotografías, libretos de teatro, guiones de cine y televisión, ponencias). Aunque por el momento se halla bajo custodia del Conaculta, al término del convenio la familia contempla trasladarlo al estado de Chihuahua, donde el gobierno local propone la creación de un pequeño museo en honor de uno de sus hijos predilectos. El recinto se enriquecería con la biblioteca, cuadernos de notas, bitácoras y objetos que pertenecieron a Víctor Hugo Rascón Banda y que ahora posee su familia. A decir de Lorena Serrano Rascón, “No hemos recibido propuesta del gobierno federal para que la obra se traslade a una de las bibliotecas de su competencia”.


La telenovela

Días de fiesta es una telenovela que, asegura Rocío Galicia, investigadora del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Teatral Rodolfo Usigli, se halló en el domicilio de Víctor Hugo Rascón Banda, y se encuentra en la Biblioteca de las Artes. Consta de alrededor de 180 capítulos, y es una historia que se ocupa de la tierra natal de Víctor Hugo Rascón Banda, Uruachi, en la Sierra Tarahumara. Pero no es lo único que se encuentra sin difundir; también existen guiones de cine y prólogos inéditos. “Por ejemplo —detalla la también biógrafa del dramaturgo—, existe una adaptación de la novela Querido Diego, te abraza Quiela, de Elena Poniatowska. Hay ensayos, ponencias, críticas teatrales, entre otros materiales”. De cine, están los guiones originales de La rosa marcada, Triste recuerdo, Puerta del cielo, La rosa de California y Días difíciles. Algunos de ellos han sido llevados a la pantalla grande.

“Hay 2 mil fotografías que revelan todo su proceso de vida como dramaturgo, abogado, funcionario… Ese material también es inédito. Lo ideal sería que el acervo de Víctor Hugo Rascón Banda quedara en una biblioteca de Uruachi, con recursos para resguardarla y preservarla por profesionales, y no por una cuestión de centralismo. Debemos tener acceso al estudio de la obra”, afirma Rocío Galicia.

En el caso de las piezas de teatro, no existe el mismo problema legal porque ya fueron publicadas, aun El muchacho azul, que estaba perdida y finalmente apareció con el sello de la editorial Libros de Godot.