Vicente Quirarte, la vocación literaria define su vida

Investigador, narrador, dramaturgo, periodista y docente, Quirarte pertenece a una índole de ensayistas y críticos literarios que con lucidez y nobleza sólo escriben de lo que les entusiasma.
Vicente Quirarte es autor de 64 libros, 150 artículos especializados, así como 95 capítulos en diversas obras.
Vicente Quirarte es autor de 64 libros, 150 artículos especializados, así como 95 capítulos en diversas obras.

México

Vicente Quirarte Castañeda (Ciudad de México, 19 de julio, 1954) es un autor de diferentes facetas, reconocido por la versatilidad y meticulosidad en sus ensayos y poemas, que lo han llevado a ser merecedor de premios como el Xavier Villaurrutia, el 2010 del Instituto de Estudios Históricos de las Revoluciones de México y el Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde 2011.

En su opinión, la labor del poeta debe ser exigente y rigurosa, pero sobre todo benéfica para la sociedad. “La idea romántica de que el poeta es el candidato al hospital psiquiátrico o a la indigencia, ya no es, se debe combatir”.

El investigador, también reconocido como narrador, dramaturgo, periodista y docente, ha ofrecido miradas profundas y académicas, muchas veces en contra de los horizontes comunes y otras tantas abordadas con tal entusiasmo y divertimento que han acercado al público lector a temas de alto rango.

El miembro de El Colegio Nacional, institución a la que ingresó formalmente el 3 de marzo de este año, es especialista en la literatura del siglo XIX y del XX, estudioso de la historia de México y conocedor de héroes y poetas de quienes ha realizado antologías, entre los que se encuentran Ignacio Manuel Altamirano, Guillermo Prieto y Francisco Zarco. Ha dedicado escritos a Benito Juárez y Justo Sierra, e impartido conferencias y clases sobre los contemporáneos y los poetas modernistas mexicanos.

Amante de la Ciudad de México, el Premio Universidad Nacional para Creación Artística y Extensión de la Cultura en 2012, penetra en ella y recorre sus calles constantemente para dar cuenta de sus rincones, sobre todo del Centro Histórico, donde el pasado se convierte en la inspiración para crear.

En un escrito, el poeta Marco Antonio Campos se refiere a Vicente Quirarte como un hombre con una honda capacidad de admirar, perteneciente a una índole de ensayistas y críticos literarios que con lucidez y nobleza sólo escriben de lo que les entusiasma y les gusta.

Expone que siendo Quirarte investigador universitario, sus estudios tienen, además del obstinado rigor, la ligereza del vuelo del ensayo creativo. “Su prosa es la más elegante de su generación y su libroElogio de la calle, que fusiona ensayo, crónica y biografía, es uno de los mayores de esta índole, mismo que es un delicioso paseo por calles, cafés, colegios, universidades e instituciones de Ciudad de México, desde 1850 a 1992”.

En la ceremonia de ingreso de Vicente Quirarte como miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua en 2003, Alí Chumacero (1918-2010) lo describió como un universitario a carta cabal, una persona dedicada a la amistad constante con la página escrita.

“A partir de su primer libro, Teatro sobre el viento armado, impreso en 1979, la vocación se avivó hasta convertir el ejercicio literario en el acto definitorio de su vida y nos ha hecho saber que en la poesía descubrió algunos de los instantes más altos de su vida”, dijo Chumacero.

En los últimos 30 años, en el ámbito de la poesía, Vicente Quirarte creó más de 20 títulos, editados tanto en México como en el extranjero, entre ellos Como a veces la vida, Esa cosa tan de siempre (publicado en España y Colombia), Cicatrices de varias geografías y Enseres para sobrevivir en la ciudad.

Realizó estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) donde obtuvo el título de Licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas en 1982, el de Maestro en Letras Hispánicas en 1989 y el de Doctor en Literatura Mexicana en 1998. Obtuvo mención honorífica en cada uno de sus trabajos de grado y la Medalla Gabino Barreda para estudios de posgrado.

Es autor de 64 libros, 150 artículos especializados, así como 95 capítulos en diversas obras. Fue director del Periódico de Poesía y fundador de la colección El ala del tigre de la UNAM, que alcanzó más de 100 títulos.

Otro de los reconocimientos que le han sido otorgados son el Premio Sergio Magaña (2010), el Premio Nacional de Poesía Joven de México Elías Nandino (1979) por su libro Vencer a la blancura; el Premio Nacional de Ensayo Literario José Revueltas (1990), por El azogue y la granada: Gilberto Owen en su discurso amoroso.

El editor y poeta Hugo Gutiérrez Vega (1934-2015) decía que Vicente Quirarte con su obra demostraba que la poesía es un género literario que brota de las entrañas y circula por los más recónditos pasajes del misterio humano.

Vicente Quirarte ha dedicado parte importante de su trabajo al análisis de la obra poética de Ramón López Velarde, organizando coloquios y escribiendo ensayos, entre los cuales destacan Una mitología llamada Ramón López Velarde y Para decir La suave Patria.

En cuanto a su obra dramatúrgica, están El fantasma del hotel Alsace, Relato de la joven monstruo, Melville en Mazatlán y Hay mucho de Penélope en Ulises.
“A la poesía debo algunos de los instantes más altos de la vida. Junto con aquellos que el amor nos depara, bastan para justificar nuestra existencia. Quiero creer que ella es el centro de mis afanes, imán que determina el comportamiento de otras navegaciones. La poesía es delirio inevitable pero también armonía que combate al caos. Si me equivoco en los resultados, nunca he querido hacerlo en la intención ni la entrega que demandan el oficio y la pasión.

“La poesía es la lengua situada entre el cielo y el abismo, y el poeta es un ser útil sólo si su lealtad y servicio a las palabras lo llevan a decir de otro modo lo mismo y a compartir con el prójimo las epifanías que le es dado descifrar”, expresó Vicente Quirarte en su ingreso a la Academia Mexicana de la Lengua.