Verónica Valerio: me gusta que la música sea atmosférica

Empezó a tocar el arpa como una forma de acercarse a sus raíces y ahora le ha dado nueva vida a un proyecto que abreva de la música mexicana, pero se nutre de otros géneros.
Nueva voz en el arpa.
Nueva voz en el arpa. (Especial)

México

Aunque nació en Veracruz, Verónica Valerio tuvo contacto con el arpa cuando vivía en Estados Unidos, a los 20 años. Empezó a tocarla como una forma de acercarse a sus raíces y ahora le ha dado nueva vida a un proyecto que abreva de la música mexicana, pero se nutre de otros géneros.

Para Verónica, quien presentará su disco Canciones de puertos (Fonarte-Conaculta, 2014) en el Festival Luces de Invierno, el viernes a las 18:00 en el Centro Nacional de las Artes, "es vital dar a las raíces de nuestra música una vida nueva. Y no hablo de colgarse la jarana y traerla todo el día, pero creo que es importante como joven avanzar con eso muy claro en la cabeza".

En su propuesta participan músicos que le dan un aire renovado a sus canciones: "Me gusta acercarme a jóvenes que estén en otras texturas para enriquecernos todos. Me gusta que la música sea atmosférica, porque creo que hay que resaltar las palabras, sin el sentido de llenar todo de música todo el tiempo, sino de darle aire a las cosas. Estoy muy contenta de tener este ensamble que incluye a Federico Sánchez en la guitarra eléctrica, Benjamín García en el bajo y Jorge Servín en la batería, músicos que están más en las corrientes alternativas del jazz".

El disco, dice su autora, "habla de la vida del costeño que todo el tiempo está mirando llegar gente y despidiendo gente. Es una cuestión que me parece interesante resaltar, porque el costeño no está clavado en sí mismo, sino en el dar y en la percepción del que llega y del que se va. En general, en mi música la lírica es lo que apoya más el sentido de la mexicanidad en la cuestión del paisaje o estas sensaciones de las que te hablo. El aire costeño es el que recibe y deja partir".