Verdi es inmortal porque continúa vigente: Srba Dinic

El recinto mantiene los festejos de su 80 aniversario con la escenificación de una de las óperas más populares del mundo.
El director serbio es el concertador del montaje.
El director serbio es el concertador del montaje. (Cortesía INBA)

México

En Operabase, la plataforma  de datos especializada en línea, Rigoletto es considerada una de las 10 piezas más representadas en todo el mundo, la sexta en Italia y la segunda de Verdi después de La Traviata.

“Es una pieza maravillosa por muchas razones. Escrita en la época de oro de Verdi, representa uno de sus más grandes logros al transformar la estructura tradicional del melodrama, dando por resultado una música muy dramática. Es verdaderamente impresionante que haya logrado esto en tiempos en que la orquesta no estaba tan desarrollada como con Puccini, Wagner o Strauss”.

Es la opinión de Srba Dinic, el director serbio concertador del montaje cuya trayectoria profesional arranca hace casi dos décadas, a sus 16 años de edad, al dirigir un coro; después, durante 12 años fue director de la Orquesta de Berna y, desde hace un año, es director titular de la Orquesta del Palacio de Bellas Artes, trabajo que combina siendo director huésped en Italia, Alemania, Finlandia, España, Suiza, Serbia y Hungría, entre otros países.

“Para mí —dice— Rigoletto es una de mis dos óperas favoritas junto con Tosca de Giacomo Puccini. La trama, el texto, es un elemento muy importante en Verdi; en tiempos del bel canto, de Donizetti o de Bellini las melodías eran hermosas, pero fue Verdi quien colocó la música y el texto al mismo nivel. Esa es la característica principal de esta ópera, la expresión más acabada de esa forma de ver la ópera”.

El director considera que Verdi cambió la forma de hacer ópera al acercar la obra al público al dotar a sus personajes de una condición humana que ha cruzado siglos y dado la vuelta al mundo: “Vemos ahí un padre preocupado por su hija, una joven inocente seducida y un hombre que, sin importarle nada, tomaba a una y otra mujer a costa de lo que fuere”.

Dinic sabe que el arte no asume la tarea de educar, pero considera que el personaje que representa el Duque de Mantua puede mover a la reflexión sobre qué tanto ha cambiado la forma en que las sociedades tratan a las mujeres, “es un poco desconcertante que la ciencia se ha desarrollado mucho en los últimos 50 años y la mente humana sigue siendo la misma de hace 250. Por eso Verdi es inmortal, porque continúa vigente”.

Además de ello, Verdi fue un hombre que se proponía romper esquemas y un italiano revolucionario que hizo mucho por la unificación de su país. Cuenta la historia que al buscar Verdi una trama para componer una ópera, se encontró con la obra de Víctor Hugo que había sido censurada después de su estreno, casi 20 años
antes de la composición operística, y continuó así 30 años después, porque el personaje que en Rigoletto es el Duque de Mantua en la pieza teatral es el rey Francisco I de Francia.

“Por esas y muchas otras características resulta impresionante Verdi, porque hay muchos compositores, músicos que después de la muerte son famosos, él fue famoso desde joven pero no solo por su música, también por sus ideas políticas, y claro que tenía mucho interés en hacer esta obra porque fue censurada”, señala Dinic.

Las representaciones de esta pieza, que no se había montado en el último lustro en este recinto, se llevarán a cabo este noviembre, hoy domingo 23 a las 17:00, el martes 25 y el jueves 27 a las 20:00; y en diciembre, el martes 2 y el jueves 4 a las 20:00, y el domingo 7 a las 17:00.