Ventana al universo: Al más allá

La fotografía que hoy presentamos fue tomada a bordo del cohete y tomada a una altura de 85 kilómetros donde es perfectamente observable la curvatura de nuestro planeta.

Desde el observatorio amateur

Se dice que la cohetería experimental amateur, es un hobby en el que los participantes experimentan con cohetes cuyas partes son construidas por el propio aficionado: el cohete en sí mismo (todas sus partes), incluyendo especialmente el motor y en ocasiones hasta el propio combustible.

Los coheteros aficionados han sido responsables de una parte significativa de la investigación de motores cohete y han construido y volado una variedad de motores con combustible sólido, líquido e híbridos.

Hace un año les contaba mi experiencia de fotografiar el lanzamiento de un cohete del Dr. Luis Arellano de apenas dos metros de altura y que en el lapso de 0.6 segundos logró una altura de 125 metros y finalmente alcanzó los 3 kilómetros antes de caer a tierra.

En aquel entonces nos comentaba que preparaba un cohete mayor, con la idea de alcanzar la muy respetable altura de 80 kilómetros, pero para ello requería una logística complicada, no sólo para el diseño y construcción del cohete, sino buscar los permisos necesarios y el lugar apropiado para efectuar un lanzamiento de estas proporciones. Pues logró, como dicen los astrónomos, que los planetas se alinearan y gracias al club de cohetería del Estado de Nevada, en USA, obtuvo el permiso correspondiente para lanzar y buscar la marca prevista de 80 kilómetros de altitud.

Para ello, trasladó su diseño a los Estados Unidos y en el desierto de Nevada lanzó con gran éxito su mayor cohete hasta ahora construido. Un logro mayor, pues el cohete sobrepasó el límite que se había planeado, al alcanzar la nada despreciable altura de poco más de 85 mil metros. ¡Wow¡

Este es el caso del Dr. Luis Arellano, un aficionado amateur y apasionado de la cohetería científica, que dio un salto mayúsculo para la cohetería amateur mexicana.

El Dr. Arellano me pidió que procesara la fotografía que hoy presentamos, y que fue tomada por una cámara GoPro a baja resolución la cual iba a bordo del cohete y tomada a una altura de 85 kilómetros donde es observable perfectamente la curvatura de nuestro planeta, asunto que me hizo sentir muy halagado y al mismo tiempo humildemente partícipe del extraordinario logro de un connacional y su habilidad destacable para la conquista del espacio.

Felicitamos al Dr. Arellano desde este espacio por tan importante resultado.

Sus comentarios o preguntas los pueden dirigir a:

mexhunter@gmail.com



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]