Ventana al universo: Parques o Basureros

El parque La Huasteca es un claro ejemplo de los niveles de contaminación a los que hemos llegado, y a la falta de cuidado en las pocas áreas verdes que aún tenemos.

Desde el Observatorio Amateur

En la celebración de Pascua, en el parque “El Chamizal” en Chihuahua, la gente que acudió a pasar ese fin de semana dejó tras de sí cien toneladas de basura tirada en el suelo, generando mal olor, contaminación visual y ambiental, y demostrando que a pesar de las campañas públicas para “poner la basura en su lugar”, miles decidieron que el lugar era el suelo del parque y no el recogerla y empacarla en bolsas, para después desecharla  como es debido. Este caso es precedente de la crónica costumbre de muchos mexicanos de verter en el medio ambiente todo aquello que son desperdicios sean o no perecederos. Los ríos de México están rebosantes de basura plástica, después de cada temporada de lluvias, es claramente visible la cantidad de bolsas de basura, que ya sin ella, adornan como banderas de destrucción las ramas de la vegetación del arroyo que con las lluvias creció y recibió toneladas de basura. Las carreteras y autopistas no escapan de este fenómeno, no busque bajo algún puente de la carretera, porque lo que verá será algo inconcebible en basura acumulada.

Embaces plásticos, pañales, latas, bolsas, de papel o poliuretano, chicles, desechos de comida y un largo etcétera conforman la variedad contaminante de muchos mexicanos.

La semana pasada, llevé a unos amigos del Distrito Federal que me visitaban y deseaban conocer algunos lugares cercanos al área metropolitana para hacer un poco de fotografía. De entrada, les dije, vamos al Parque Estatal La Huasteca, rico en montañas escarpadas, riachuelos de agua cristalina y muy socorrida para hacer fotografía como hobby y comercial. De hecho lo sugerí pues uno de mis hijos, había estado recién ahí en una sesión de fotos para su boda.

Para mi decepción y la de mis amigos, encontramos un parque lleno de basura, basura por doquier. Varios puestos de comida ambulante, muchos autos dentro de los ríos mientras sus propietarios los lavaban, un tiradero de artículos desechados sin ton, ni son. Y como para dar un toque para lograr la perfección de la contaminación, todas las rocas que forman parte del encantador lugar, teñidas con grafiti absurdo donde por él sabemos ahora que “Nepomuceno ama a Greslyn” o damos por cierto que “Chuyito” estuvo ahí.

¿Que hacer para acabar con este problema que destroza la belleza de nuestros pocos parques estatales o nacionales, que no escapan al problema?

En los parques estatales o nacionales de los Estados Unidos es notable la limpieza y pulcritud de ellos, las carreteras son impecables y las ciudades en general son bastante limpias y presentables, eso no era así, lo lograron aplicando multas y obligando a pagarlas. Hoy las multas van de entre 250 y 1000 dólares por tirar basura. Tal vez los gobiernos estatales y el federal debiera implementar algún operativo para esos efectos, multar y cobrar a los trasgresores responsables de destruir nuestra precaria infraestructura de parques.

La imagen es de un paraje del Parque de La Huasteca en Santa Catarina, N. L.

Sus comentarios o preguntas los pueden dirigir a: mexhunter@gmail.com




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]