Venganzas amorosas con pornografía en internet

La Policía Cibernética ha detectado 2,410 sitios con ese contenido; sin embargo, hay 424 que se centran en la difusión de esos materiales.
En el DF se reportaron 752 casos de pornografía de venganza.
En el DF se reportaron 752 casos de pornografía de venganza. (Luis Miguel Morales.)

México

La policía cibernética del Distrito Federal registró 752 delitos relacionados con la pornografía de venganza durante 2014. La mayoría de las denuncias se encuentra en la categoría de daño moral, seguida por la de difamación, hostigamiento sexual y revelación de secretos.

Esta nueva práctica se ha sumado a las tendencias mundiales de violencia por internet. Se refiere a la publicación de imágenes y videos con contenido sexual que desacreditan, principalmente a las mujeres, debido a la divulgación de imágenes de las mismas por parte de sus ex parejas o novios actuales.

Forman parte del odio que ha marcado la vida de jóvenes que, entrampadas en un juego de seducción cibernético, olvidan las consecuencias que ello puede traer.

Ramiro Macías, subdirector de Prevención de Delitos Cibernéticos de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, señaló que ha detectado este tipo de delincuencia en 2 mil 410 sitios web, de los cuales la pornografía de venganza está localizada en 424 páginas.

“Actualmente aquello que estaba en la intimidad se va haciendo del dominio público y eso lo hace más grave, sobre todo por las redes sociales. La tecnología ha hecho que pase en segundos de unas manos a todas. Es esa forma de venganza; cuando dos personas tenían intimidad, se relacionaban muy bien y se querían y, por alguna circunstancia, cuando hay un rompimiento, alguno de los dos lo hace público”, explicó.                  

Algunas de las direcciones electrónicas más destacadas con estas características son: Revenge-Porn, Anonib.com, Myex.com, TheDirty.com y Texxan.com, las cuales han inconformado a los usuarios de internet.

Ante esa situación, en México las víctimas pueden acercarse a la policía cibernética, donde se les brindarán medidas preventivas, y, de ser necesario, canalizarán su caso a la Procuraduría General de Justicia, donde se dará seguimiento y búsqueda a los responsables.

Los casos

Los casos son muchos; uno de ellos sucedió en diciembre de 2012, cuando la madre de una joven de Ciudad Juárez, Chihuahua, buscó ayuda desesperadamente para dar apoyo a su hija de 19 años, quien ya había tenido intentos de suicidio.

La víctima apenas mayor de edad conoció a un hombre texano con el que mantuvo una relación sentimental, de la que dependió por varios meses, a pesar de que el joven presentaba algunas muestras de violencia.

Vivió con él un tiempo, ya que la universidad a la que asistía estaba en el estado norteamericano. Frecuentaban bares y justamente una noche de fiesta, de acuerdo con las declaraciones de la joven, fue drogada y violentada sexualmente.

A partir de ese momento mantuvo distancia con él, pero las cosas empeoraron cuando le exigía verla, amenazándola y tocando hasta la puerta de su casa.

Después de unos días un compañero de la universidad le envió un mail con una liga que llevaba una frase donde le aseguraba que no le gustaría lo que estaba a punto de ver.

El link la llevó hasta una página pornográfica, donde era explícito lo que hacía con él cuando tuvieron relaciones sexuales. Recibió críticas y burlas que la dejaban humillada ante sus familiares y amigos cristianos.

Utilizó pastillas para suicidarse sin lograrlo, recibió terapia psicológica y pudo regresar a la escuela. Decidió interponer una denuncia y aunque no encarcelaron al responsable, sí consiguió que se borraran las imágenes de la web.

Casos como este son comunes; en el mundo artístico se han hecho evidentes. Entre los más famosos están el de la socialité Kim Kardashian, quien de acuerdo con Google, su video sosteniendo relaciones sexuales con su ex pareja Ray J. ha sido buscado por 14.8 por ciento de los internautas en el mundo.

Otro caso sonado es el video sexual de Paris Hilton y su ex novio Rick Salomon en 2001, donde practica sexo oral y que ha sido buscado por más de 11 por ciento de los navegantes.

La lucha

Macías informó que debido al problema se dan pláticas en escuelas. Detalló que reciben entre dos y tres denuncias por semana.

Organizaciones civiles estadunidenses se han dado a la tarea de dar soporte y apoyo a las víctimas que no saben a qué instancia gubernamental acercarse a través de páginas como End Revenge Porn (Fin a la pornografía de venganza).

Las autoridades mexicanas no han especificado este delito como tal; sin embargo, en 2012 fue reformado el artículo 211 del Código Penal Federal con el que se definieron crímenes informáticos que involucran publicaciones en perjuicio de otros.