¡Vaya fiesta!

Todos sabían que iba a ser una noche inolvidable. Luego de 50 años, Rigoletto llegó al Teatro Nazas, el gran melodrama de Giuseppe Verdi. El público disfrutó a la Compañía Nacional de Ópera.