Vargas Llosa se convierte en 'Leyenda Viviente'

El nobel se dijo agradecido por el reconocimiento de la institución con sede en Washington, pero dijo no merecerlo.

Washington

La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos concedió el lunes pasado al nobel Mario Vargas Llosa el máximo galardón de la institución por los aportes a ese país del escritor peruano, al que elogió como "portavoz extraordinario de las Américas".

Vargas Llosa es "un brillante defensor de la experiencia latinoamericana" que revela en su ficción "un profundo entendimiento del espíritu y el corazón humano", dijo del nobel el director de la biblioteca, David Mao, citando a su antecesor James Billington.

"Es un portavoz extraordinario de las Américas, una fuerza literaria (...) cuyo legado está destinado a durar por muchas generaciones", añadió Mao en la ceremonia.

Vargas Llosa recibió el premio Leyenda Viviente, que aquella institución entrega a personalidades de las artes, la industria y la política estadunidense, pero también a extranjeros.

El nobel se dijo agradecido por el reconocimiento de la institución con sede en Washington, pero dijo no merecerlo: "Realmente no creo que pueda convertirme en una leyenda viviente; viviente sí, creo que lo estoy, pero no leyenda", bromeó Vargas Llosa durante una charla posterior.

Un padre "muy estricto" le hizo "odiar" las dictaduras desde muy pequeño, pero los libros de Alexandre Dumas y William Faulkner le inocularon una predilección por personajes que se rebelan contra el mundo, según dijo.

"Explica por qué en muchos de mis libros el tema del poder autoritario es central", señaló.

La literatura es "como un contrapoder", un formador de "espíritus críticos", dijo otorgando a "una buena novela, obra teatral o poema" la capacidad de defender a los lectores "contra el peligro potencial de todos los tipos de poder".