Uso de bicicleta reduce 24% muertes por contaminación

Un estudio revela que disminuye enfermedades cardiopulmonares e infecciones respiratorias, así como cáncer generado por tóxicos.
La investigación se hizo en Singapur, Distrito Federal y Nueva York.
La investigación se hizo en Singapur, Distrito Federal y Nueva York. (Jesús Quintanar)

/México

Especialista del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (Creal) de Barcelona, España, presentaron los resultados de un estudio en el que se demuestra que el uso habitual de la bicicleta disminuye 24 por ciento el número de muertes anuales vinculadas a enfermedades cardiopulmonares e infecciones respiratorias, incluso de desarrollar cáncer por exposición crónica de tóxicos generados, principalmente, por los automotores.

Amalia Holub, integrante del proyecto Flocksourcing, del MIT, presentó los resultados del estudio Air Quality Variation Based on Distance from Traffic and Route Choice, llevado a cabo en Singapur, Distrito Federal y Nueva York, con más de mil participantes a los que monitorearon con aparatos que registraron sus viajes durante casi un año, además, médicos vigilaron su estado de salud al usar un medio activo de transporte en lugar de un auto para desplazarse a sus casas, escuelas, trabajo u otras actividades.

Señaló que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta que los niveles altos de contaminación atmosférica provocan la muerte prematura de 14 mil 700 mexicanos cada año, los cuales desarrollan enfermedades  por estar expuestos a los contaminante de automotores, y que en el mundo se eleva a 200 mil casos anuales.

Por lo regular, comentó en videoconferencia, son los  niños y adultos de la tercera edad, como establece la OMS, quienes respiran cotidianamente pequeñas partículas de monóxido de carbón emitidas por los motores de diesel y ozono durante sus trayectos habituales.

El estudio pretende comprobar también si el uso de bicicleta reduce los casos de cáncer de pulmón, que en un país como México los altos niveles de contaminación significan exponer a la gente al tabaquismo pasivo, agregó.

En cuanto a los resultados, correspondientes a la Ciudad de México, se realizaron para el estudio dos tipos de lecturas: una media de las partículas con monitores personales. Se registró  la cantidad de partículas dependiendo la cercanía con el arroyo vehicular, y la segunda lectura fue medir la presencia de partículas tóxicas en rutas de alto y bajo tránsito.

“Los estudios realizados en el DF, indicaron que a 4.5 metros del tránsito vehicular, se redujo el conteo de partículas en 50 por ciento, y a 9 metros, 70 por ciento.

“Cuando los monitores se montaron en las bicicletas para medir distintas rutas, se observó una gran variación en el conteo de partículas a lo largo de cada una”, dijo la especialista.

Si bien, concluyeron, usar bicicleta reduce decesos porque las personas se exponen menos a ambientes tóxicos contaminados, los especialidad consideraron que es necesario trazar rutas que orienten a los usuarios sobre la forma en la que pueden reducir aún más estar en contacto con ambientes tóxicos y contaminados durante sus trayectos, además, contribuye a que las autoridades sean más rigurosas con la norma ambiental.

Obviamente, comentaron, hay un mayor número de partículas tóxicas  cuando se transita por avenidas principales y no sucede lo mismo al tomar rutas secundarias por donde no pasan transportes pesados, de carga o son menos transitadas.

Explicó que se trata de crear una especie de guía para los usuarios sobre rutas menos contaminadas de las calles de la ciudad además de que incentivaría el uso de la bicicleta al comprobarse que la actividad física disminuye los riesgos de padecer enfermedades cardíacas.

Para complementar el estudio anterior, el MIT elaboró una encuesta entre la Red Nacional de Ciclismo Urbano, cuyos resultados fueron expuestos por Agustín Martínez, vocero de la Bicired: Del uno al 10, los encuestados revelaron que les preocupa 8.7 la mala calidad del aire.

“El único tema más preocupante es la seguridad vial con 90.1%. La gran mayoría (83.4%) de los encuestados tienen síntomas que creen que están relacionadas con la contaminación del aire. El síntoma más común es ardor en los ojos (66.5%)”.

En países como México la situación es grave ya que el 50 por ciento de la población  está expuesta a estos contaminantes, sobre todo aquellos pobladores que habitan en vialidades muy transitadas, saturadas de fabricas, y que deben trasladarse a diario para ir a sus zonas de trabajo y a la escuela.