"UniversiParty", la moda del "streptease" en España

Jóvenes universitarias de Madrid bailan en busca de premios, como botellas de alcohol o entradas a lugares exclusivos; la autoridad ya investiga si hay violaciones a sus derechos.
“Las chicas se desnudan porque quieren”, dice el propietario de un antro.
“Las chicas se desnudan porque quieren”, dice el propietario de un antro. (Moisés Butze)

Madrid

Son conocidas como  las UniversiParty  y se celebran en Madrid, son fiestas que prácticamente toda la comunidad universitaria de la capital de España conoce y su fama no para de aumentar, hasta podría decirse que igualan las desenfrenadas noches de los locales de moda de la costa del sol, sinónimo de desenfreno para los turistas europeos que buscan diversión y hacer lo que en sus países de origen no se les permite.

La fórmula de estas megafiestas son sencillas e infalibles: jóvenes, alcohol y escándalo. Una vez al mes, según El Mundo, el antro Fabrik, el más grande del país, colgó un cartel de “no hay entradas”, y es que éstas son muy codiciadas, sobre todo durante la llegada de la primavera.

El precio que hay que pagar es bajo, solamente 15 euros (aproximadamente 250 pesos). Muy poco si se toma en cuenta que en un bar es lo que se gastan por tres o cuatro cervezas, nada comparable a lo que se ofrece en las también conocidas como “noches locas”.

En éstas el reclamo no es la actuación del cantante de moda, ni el DJ del momento, sino otro muy distinto y polémico. Se trata de concursos de streptease de jóvenes universitarias amateurs que se suben al escenario y bailan totalmente desnudas en busca del premio: botellas de alcohol o entradas para otros eventos del mismo establecimiento.

Ante el fervor de más de 3 mil personas que abarrotan cada UniversiParty, las jóvenes van pasando por el escenario desnudándose sobre una piscina llena de pelotas de goma.

Contoneo de caderas de lo más sensual, bailes eróticos, despliegue de cabelleras y muy poca ropa (algunas hacen desnudos integrales) es lo que exhiben las universitarias que se animan a subir para participar.

Las miradas libidinosas y el deseo se extienden por toda la sala. El primero en manifestarlo es el promotor del evento, Raúl Ramos, quien es también el animador y presenta a las chicas sin mencionar su nombre.

Uno de los videos que circula por internet muestra a Raúl deleitándose en el escenario y es tan protagonista como las mismas chicas, jadea en el micrófono y constantemente lanza bromas subidas de tono: “¡Vamos Madrid! ¡Quítate la camiseta!”, le grita a la primera participante que se sube al escenario. 

Nunca se sabe el nombre de la joven, ni falta que hace. Posa en la tarima y se contonea sensual, se coge los pechos desnudos y hace por besarlos. Los presentes le identifican como una estudiante de una conocida universidad católica de esta ciudad.

Llega la segunda y el speaker le anticipa que su rival le ha dejado el listón muy alto, por lo que deberá esforzarse, pero la universitaria sabe que tiene un as bajo la manga, así que se sube al estrado y tras un baile se levanta el vestido para mostrar que no lleva ropa interior.

“¡No me jodas, está en pelotas”, grita el speaker entre risas. “Ahí, ahí, ahí. ¡Yo estoy flipando (alucinando)”, dice. El gallinero enloquece. Después agradece los aplausos y gritos con un desnudo integral.

Raúl sabe que este tipo de eventos, además de sensualidad, desparraman bronca. “No entiendo por qué hay polémica. También organizamos concursos de chicos y no obligamos a las chicas a desnudarse. Lo hacen porque quieren. En Canarias, de donde procedo, el tema del desnudo es algo natural y por eso decidí hacer este tipo de competiciones en Madrid”.

Señala que, “aunque no lo crean”, tenemos cola de participantes para este tipo de eventos, chicas y chicos. Y hay dos condiciones para subir al escenario: “Estar ‘buena’ y no subir en estado de embriaguez”.

Aunque aclara que “nunca subimos fotos de desnudos integrales de las participantes, para que estén más cómodas”. También señala que sabe que a veces a éstas les puede vencer el pudor, por lo que también ofrecen antifaces que —dice— dan un toque “místico” y “más morboso” al asunto.

Investigación

Por lo pronto, el Instituto de la Mujer abrió una investigación para determinar si hay delito o falta en las fiestas. La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, explicó que conoció este caso a través de los medios de comunicación y que ha pedido una investigación al respecto para determinar si ha habido delito o falta con el fin de trasladarlo a la Fiscalía.

En este sentido, Camarero recordó que hace unos meses se elevó al Ministerio Fiscal el caso de la discoteca de Magaluf, en Mallorca. “Desde este Ministerio vamos a ser contundentes ante cualquier situación que derive en una violación de los derechos de las mujeres o de los derechos de igualdad de oportunidades de las mujeres”, indicó.

La investigación está orientada a comprobar si la discoteca madrileña ha utilizado publicidad “sexista” para dar a conocer la fiesta UniversiParty, que organiza cada mes, lo que supondría un incumplimiento de la Ley General de Publicidad.