Unesco reconoce a la Corte, Radio Educación e ICA

Durante la inauguración del sexto Seminario Internacional de Archivos Sonoros y Audiovisuales se hizo entrega de los documentos que los inscriben en la lista del organismo internacional.

México

La filosofía de los reconocimientos Memoria del Mundo de la Unesco está representada en la idea de que "si la piedra, el papel y el pergamino son los guardianes de nuestro pasado, el mensaje de los documentos audiovisuales y ahora el de los documentos electrónicos y digitales se han convertido en el testimonio de nuestro tiempo y de nuestro futuro".

De ahí la importancia del trabajo que han desarrollado diversas instancias en la protección de acervos que, de otra manera, quedarían perdidos o desaparecidos con el paso del tiempo, en palabras de Rosa María Fernández de Zamora, presidenta del Comité Mexicano Memoria del Mundo Unesco.

Durante la inauguración del sexto Seminario Internacional de Archivos Sonoros y Audiovisuales se hizo entrega de los documentos que inscriben a tres instituciones en la lista de Memoria del Mundo de la Unesco.

Las instancias que recibieron el reconocimiento fueron la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por el archivo "La administración de la justicia federal durante el final del porfiriato, la Revolución y la pos-Revolución", correspondiente a una muestra de expedientes jurídicos del periodo 1898-1928.

A ello se suman el Fondo Aerofotográfico 1930-1990 del Acervo Histórico de la Fundación ICA y la Fonoteca de Radio Educación por las grabaciones del Encuentro Nacional de Jaraneros y Decimistas de Tlacotalpan, Veracruz. Colección de Documentos Sonoros debido al valor que tienen en el apoyo y la difusión de las tradiciones musicales de México.

"En la cultura, entre todos lo podemos todo, incluyendo la preservación de nuestra memoria, que es la preservación de nuestra identidad", señaló en el acto Antonio Tenorio Muñoz Cota, director general de Radio Educación.

Historia de conservación

En 1992 se estableció Memoria del Mundo, creado por Federico Mayor Zaragoza, entonces su director general, un programa que ya cumplió más de 20 años y es de una gran importancia, por ser el fundamento de todos los demás patrimonios, a decir de Rosa María Fernández de Zamora, presidenta del Comité Mexicano Memoria del Mundo de la Unesco.

"En un mundo tan confuso, como en el que vivimos, debemos tener tiempo para conservar los documentos que definen nuestras raíces, nuestro pasado y nuestra existencia; qué incluye la Memoria del Mundo y dónde está, porque el patrimonio documental incluye manuscritos, impresos, audiovisuales, fílmicos y digitales; se encuentran en bibliotecas, archivos públicos y privados, pero hay que recordar que pueden ser afectadas por desastres naturales y, en especial, por uno que nunca consideramos: la falta de organización de los archivos".

Durante la ceremonia, Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, aseveró que uno de los compromisos del gobierno federal es el desarrollo de una agenda digital nacional, "esfuerzos hacia las plataformas relacionadas con la preservación del patrimonio y cómo protegerlo mejor.

"El viejo eslogan de que las instituciones trabajan para hacer llegar la cultura a todos los mexicanos se puede cumplir con las posibilidades digitales: tres instituciones comprometidas con el país desde el origen de sus temas, como el trabajo que han desarrollado, permiten preservar ese patrimonio y verlo como una opción del futuro", resaltó el funcionario federal.

El otro patrimonio a reflexión

Cuando surgió el Seminario de Archivos Sonoros y Audiovisuales, hace más de seis años, no existía una conciencia colectiva del valor de este tipo de patrimonio: se vivía un panorama desalentador, pero al mismo tiempo se convertía en una gran oportunidad para construir la memoria sonora y audiovisual del futuro en México y América Latina.

Así llega el encuentro a su sexta versión, donde se pasó de alertar "sobre un patrimonio que se deshacía frente a nosotros, mientras el tiempo transcurría inexorable, a llamar la atención sobre la urgente necesidad de encontrar un camino hacia la salvaguarda de esa gran riqueza", a decir de Lidia Camacho, directora de la Fonoteca Nacional. "No creo exagerar si digo que ahora contamos con estrategias de conservación cada vez más refinadas, que hay presupuestos oficiales y privados destinados a la conservación de los materiales, pero hay otros retos: cómo difundir esa riqueza; cómo hallar el exacto cauce legal que, sin soslayar los derechos de autor, permita la difusión de los más importantes contenidos; cómo compartir nuestros respectivos patrimonios de manera que todos seamos beneficiados por este intercambio inédito", resaltó Camacho.

A desarrollarse hasta el 27 de junio, en el seminario participarán 40 especialistas de 11 países.